Envío GRATIS con pedidos desde US$40 - ¡Compra antes del 19/12 y recíbelo a tiempo para Navidad!
5 consejos para cuando las náuseas aparecen

5 consejos para reducir las náuseas durante embarazo

Las náuseas, o náuseas acompañadas por vómitos, son algunos de los efectos colaterales del embarazo que más nos preocupan. Por lo general son de corta duración. Los síntomas afectan a la mitad de las mujeres y varían en su gravedad desde síntomas leves, hasta casos más severos como la hiperémesis gravídica (HG). La HG provoca náuseas y vómitos de manera severa y afecta en torno al 1% de los embarazos pudiendo producir deshidratación, perdida de peso y desmayos sino contamos con la adecuada asistencia médica.

Un síntoma muy común durante el embarazo son las náuseas, resultado de los cambios en los niveles de los estrógenos y progesterona. Suelen aparecer en la sexta semana y, en muchos casos, remiten entre la décimo segunda o décimo cuarta semana.

Aunque es temporal, para algunas mujeres es el momento más difícil del embarazo. Aquí encontrarás cinco consejos para mejorar de las náuseas del embarazo:

La alimentación es la mejor medicina

Las náuseas pueden surgir a lo largo de todo el día. Para aquellas que os despertáis con esa sensación de malestar y mareo, os recomendamos comer algo antes de levantaros de la cama: tener algunas galletas os será de gran ayuda.

A lo largo del día, tener el estómago vacío puede producir mareos. Así que, una buena idea, es llevar contigo unas galletas o algo de cereal en el bolso, por si acaso.

Comer en exceso también puede ser un problema, así que deberías intentar comer poca cantidad aunque de manera frecuente evitando alimentos grasos, picantes o ligeramente condimentados. Come alimentos que sean fáciles de digerir: el yogur natural es ideal, así como los hidratos de carbono que aporta el pan, arroz o la patata cocida.

Los altos niveles de estrógeno en esta etapa, pueden afinar tu sentido del olfato y a menudo, las náuseas vienen provocadas por algún aroma que te incomoda Asegúrate de que la cocina esté bien ventilada para evitar que los olores te provoquen malestar y evita los olores fuertes.

¿Qué ocasiona los dolores?

Podrías preguntarte por qué un proceso tan relativamente sencillo puede ocasionar tanto dolor. Durante la expulsión del tejido del endometrio, los músculos del útero se contraen para eliminar el exceso de sangre y tejido fuera del cuerpo. El dolor que padecen se debe a que los músculos se contraen y relajan, lo que comprime los vasos sanguíneos de la pared del útero. Esto limita el flujo de oxígeno y sangre en el útero y provoca el dolor.

Además, para ayudar al útero en la expulsión del tejido del endometrio, el cuerpo genera un grupo de hormonas llamadas prostaglandinas, que aumentan la intensidad de los dolores de ovarios, aunque también se piensa que influye el modo en que el dolor es percibido por el cerebro.

Beber: Pequeños sorbos y bebidas de jengibre

Durante el embarazo, en especial en su primera etapa, es de suma importancia que te mantengas hidratada. Asegúrate de beber mucho líquido –el agua es lo mejor– bebe pequeños sorbos en vez de grandes tragos y suprime las bebidas durante las comidas: poco a poco tu estómago se irá acostumbrando y te ayudará a prevenir los vómitos.

Muchas mujeres afirman que el ginger ale (por contener jengibre) alivia los síntomas de las náuseas del embarazo. Aunque no existen respuestas concluyentes de por qué sus ingredientes ayudan, en general se considera que tiene un efecto calmante en el tracto digestivo. Suele presentarse en forma de refresco, la efervescencia también puede ayudarte a aliviar las náuseas. Puedes probar por ejemplo una infusión relajante a base de agua caliente con jengibre fresco rallado y tomarlo en pequeños sorbos; en caso de que no te convenza su sabor, pide información a tu médico sobre pastillas o cápsulas de jengibre.

Acupresión

La acupresión consiste en presionar los puntos de acupuntura, pero sin usar agujas. El tratamiento más común para las náuseas del embarazo es presionar la zona llamada pericardio (P6), ubicado en la parte interna de la muñeca, vinculada tanto a sensaciones de relajación como a una mejor conectividad de los órganos internos. Disponibles en muchas farmacias, las pulseras elásticas para calmar los mareos funcionan bajo el mismo principio y presionan constantemente el P6 lo que puede proporcionar un alivio prolongado de la náusea durante al embarazo.

Suplementos de vitaminas

Lo ideal sería que cubrieras todas tus necesidades y las del bebé gracias a una dieta saludable, pero si los vómitos derivan en una falta de nutrientes esenciales, las vitaminas prenatales y suplementos pueden ser una fuente de alimentación importante durante el embarazo.

Una advertencia: las vitaminas prenatales pueden ocasionar náuseas a algunas mujeres. Para reducir al mínimo las posibilidades, tómalas por la noche durante la cena.

Es importante que contengan ingredientes como el hierro para prevenir la anemia, también ácido fólico, clave para el desarrollo del cerebro y la médula espinal del bebé. Éste último se encuentra de forma natural en la espinaca, las lentejas, los espárragos, las fresas y otros alimentos.

Hay dos tipos de vitamina B que ayudan especialmente a mejorar los síntomas de las náuseas del embarazo, aunque los médicos no conocen realmente las razones. En específico, la vitamina B6 y B12 no solo se encargan de la producción de células rojas, sino que también se cree que ayudan al metabolismo de las proteínas, para así controlar las náuseas y vómitos. Consulta a tu médico sobre posibles suplementos alimenticios, si bien también puedes consumirlas de forma natural en alimentos como plátano, nueces, judías verdes, zanahorias, cereales de fibra, patatas, leche y pescado.

Y relájate…

Tu cuerpo atraviesa por grandes cambios hormonales en este momento, que suelen hacerte sentir cansada. Es completamente normal y procurar dormir lo suficiente puede que marque la diferencia a la hora de enfrentarte a las náuseas del embarazo: estar fatigada solo causará más náuseas.

No debes subestimar tomarte un tiempo para relajarte durante este periodo de tu vida. Ante todo, sé menos exigente contigo misma: el estrés no es bueno para ti en esos momentos. ¿Quieres comerte un cereal en la cena? Muy bien, mejor eso que no tomar nada. ¿Tienes cambios en tu estado anímico en casa o en la oficina? No te preocupes, lo entenderán.

Ante todo, no olvides que las náuseas del embarazo son algo temporal y habrán desaparecido para la mayoría en el segundo trimestre. Si tienes alguna inquietud o deseas más consejos acerca de cómo controlar tus síntomas, pide una cita con tu médico.

Por favor ten en cuenta que los consejos ofrecidos por Intimina pueden no ser apropiados para tu caso en particular. Consulta siempre con tu médico si tienes preocupaciones específicas relacionadas con tu salud.

  • Suscríbete ¡Te recompensamos!
  • Apúntate hoy a nuestra newsletter.
  • Disfruta de un 10% de descuento
    en tu primer pedido.
  • *Correo electrónico
  • *Cumpleaños
  • *Campo requerido
     Sólo para usuarios que se registran por primera vez
     Condiciones de uso