Envío GRATIS con pedidos desde US$40 - ¡Compra antes del 19/12 y recíbelo a tiempo para Navidad!

Entrenamiento íntimo: el único ejercicio que no podrás practicar en el gimnasio

pic

Es un hecho: tu suelo pélvico importa. Afortunadamente, al igual que cualquier otro grupo de músculos, también pueden entrenarse, y lo mejor de todo es que no necesitarás ir al gimnasio para hacerlo. Descubre la importancia que este pequeño grupo de músculos tiene para todo, desde la salud íntima hasta la continencia.

¿Sabías que 1 de cada 3 mujeres sufre de incontinencia?

Tener un suelo pélvico saludable te ofrece muchos más beneficios aparte de mantener al mínimo tus gastos en atención médica. También puede ayudarte a evitar diversos problemas de salud. Las mujeres suelen infravalorar el papel fundamental que desempeña su suelo pélvico a lo largo de las diferentes etapas de su feminidad. Responsables del control intestinal y de la vejiga, de un embarazo saludable y de la conservación de la elasticidad vaginal, los músculos del suelo pélvico resultan absolutamente cruciales para tu bienestar íntimo.

Afortunadamente, como cualquier otro grupo de músculos también se pueden ejercitar y fortalecer, siendo la rutina de Kegel Laselle la mejor opción para ello, ya que te ayuda a ganar eficazmente una fortaleza pélvica de forma sencilla, cómoda y segura.

Descubre nuestra guía paso a paso para comenzar a practicar tu rutina personalizada.

Paso 1. Elige el peso adecuado para ti

Los Ejercitadores de Kegel Laselle están disponibles en pesos progresivos para que las mujeres de cualquier edad ejerciten su resistencia de manera personalizada. Nuestras 3 opciones de pesos te permiten ver y sentir rápidamente tus progresos. Sólo tienes que elegir el peso que mejor se adapte en cada momento a tus necesidades personales.

Paso 2. Prepárate para un ejercicio cómodo

Con nuestros ejercitadores Laselle siempre deberías sentirte cómoda. Lleva a cabo las preparaciones que te mostramos a continuación para una experiencia Laselle sencilla y efectiva.

Localiza tus músculos del suelo pélvico:

Inserta unos 2 cm. un dedo lubricado para notar tu musculatura pélvica. Apoya tu dedo en las paredes internas mientras aprietas y elevas ano, uretra y vagina para poder sentir la contracción de los músculos pélvicos. Los movimientos de los ejercicios Kegel son similares a los que se realizan para soltar y detener el flujo urinario.

Consejo: Cada ejercitador Laselle posee una bola interna que emite ligeras vibraciones durante el movimiento, lo cual permite sentir si el ejercitador está bien colocado.
Introduce el ejercitador Laselle:

Debes limpiar tu Laselle antes y después de cada uso, preferiblemente con una solución fabricada para este propósito, como el Limpiador de Accesorios Íntimos de Intimina. Sujeta el cordón de extracción para mantenerlo fuera del cuerpo e introduce el ejercitador Laselle unos 2 cm. de la entrada vaginal, usando un lubricante de base acuosa para facilitar una cómoda inserción. Ten en cuenta que si introduces demasiado a fondo tu Laselle, es probable que no puedas ejercitar correctamente la musculatura vaginal.

Encuentra la posición más cómoda para ti:

Recomendamos que las principiantes o aquellas mujeres que posean un suelo pélvico débil comiencen en posición recostada, ya que de esta manera se ejercitarán correctamente los músculos con un menor esfuerzo. Para conseguir mejores resultados, deberías poder usar los ejercitadores cómodamente mientras estás de pie, lo cual facilitará la máxima contracción de elevación.

pic
Paso 3. Comienza tu rutina de entrenamiento de Kegel Laselle

Fieles al método original del Dr. Kegel, nuestros ejercitadores hacen gala de un avanzado diseño que te permite perfeccionar la técnica correcta de elevar y apretar los músculos pélvicos.

Encuentra tu propio ritmo de entrenamiento:

La clave para un entrenamiento Kegel eficaz es realizar cada paso con suavidad y sintiéndote cómoda. Cuando practiques nuestra rutina, es importante intentar que los momentos 2 y 4 de la rutina (ver más abajo) tengan la misma duración. Por ejemplo, si mantienes la contracción de los músculos durante 6 segundos, trata también de descansar otros 6 segundos. No obstante, el tiempo de descanso puede ser tan largo como lo estimes necesario antes de repetir de nuevo el ejercicio.


Al principio, para poder medir tu capacidad, te recomendamos que alternes 2 segundos de contracción con 2 segundos de descanso. A medida que vayas progresando y comiences a sentirte más cómoda, aumenta paulatinamente 2 segundos en cada tanda. Para las rutinas más avanzadas, deberás ser capaz de mantener las contracciones durante 10 segundos.

pic
Una correcta respiración al realizar ejercicios ayuda a que los movimientos sean más armoniosos, y permite crear un ritmo más agradable para una rutina mucho más eficiente.
Nuestra guía de entrenamiento Laselle es sencilla. Para comenzar el entrenamiento de Kegel simplemente debes seguir el diagrama siguiente:

1. Contrae los músculos del suelo pélvico y eleva el/los ejercitador(es).

2. Mantén la contracción durante 2-10 segundos mientras respiras profundamente.

3. Suelta la contracción.

4. Descansa y relájate al menos durante el tiempo que has estado manteniendo la contracción o tanto tiempo como necesites antes de repetir el ejercicio. En cada serie de ejercicios deberías realizar 10 repeticiones; si te resultan demasiadas, redúcelas a la cantidad con la que te sientas cómoda.


Para un entrenamiento eficaz, haz 3 series de ejercicios Kegel por semana en días alternos.


Para realizar los ejercicios de Kegel correctamente, no tenses el abdomen, no aprietes las nalgas ni empujes hacia abajo mientras contraes.
Consejo: Dos maneras sencillas de comprobar si estás realizando tus ejercicios de Kegel correctamente: Puedes introducir un dedo lubricado para sentir la parte inferior de la bola Laselle mientras se eleva o bien usar un espejo que te permita ver cómo el cordón de extracción se mueve hacia arriba con cada contracción.
Paso 4. Ve más allá con Laselle

Progresar en los ejercicios de Kegel es esencial para lograr un fortalecimiento más efectivo. Si avanzas paulatinamente con nuestras 3 opciones de peso, podrás ir aumentando la fuerza de tu suelo pélvico.

pic
text
¿Durante cuánto tiempo deberías realizar la Rutina de Kegel Laselle?

Los músculos del suelo pélvico, al igual que cualquier otro grupo de músculos, requieren de una ejercitación regular que les permita mantenerse en buena forma. Esta es la razón por la que recomendamos que las mujeres continúen practicando la Rutina de Kegel Laselle para siempre.

¿Durante cuánto tiempo deberías continuar tu entrenamiento con Laselle?

Recomendamos que primero elijas un peso acorde a tu nivel. Si después de 2-3 semanas los ejercicios ya no te exigen esfuerzo y ya has realizado todo lo descrito en estas instrucciones para avanzar en tu rutina, ello es señal de que estás lista para pasar al siguiente nivel. Por ejemplo, si has utilizado un ejercitador de 28 g. durante 2-3 semanas y te sientes suficientemente cómoda con la dinámica de ejercicios, puedes empezar a entrenar con un ejercitador de 38g.


Para el nivel más avanzado
Aquellas mujeres que están usando un ejercitador de 48g. y buscan un entrenamiento más avanzado tienen la opción de incrementar el peso utilizando dos ejercitadores unidos. Por ejemplo, puedes combinar un Laselle de 48g. con otro de 28g., 38g. o 48g. enlazando sus cordones de extracción. ¡Mantente en buena forma con nuestras combinaciones de pesos!

Cómo unir tus ejercitadores:
pic

Observa que todos los ejercitadotes Laselle tienen una pequeña cavidad en el extremo opuesto al cordón. Simplemente, pasa el cordón de uno de ellos por la cavidad del otro y atraviesa después el primero por el lazo resultante. Tira con firmeza para asegurarte de que los ejercitadores quedan unidos de manera segura. Introdúcelos de uno en uno, usando un lubricante con base acuosa para facilitar la inserción.


Dado que cada mujer progresa a diferente velocidad, es importante que tú te ejercites a tu propio ritmo y sintiéndote siempre cómoda. Dependiendo de tu capacidad y de la fortaleza de tu suelo pélvico, te llevará más o menos tiempo poder incrementar el peso.


Por favor, ten en cuenta que los consejos ofrecidos por Intimina pueden no ser aplicables en tu caso particular. Los ejercitadores de suelo pélvico no deben utilizarse durante el embarazo ni en primeras etapas de la recuperación post-parto. Asimismo, las mujeres que se sometan a cirugía genitourinaria o pélvica deberán esperar al menos seis semanas antes de poder usarlos. Para cuestiones específicas relacionadas con tu salud, consulta siempre con tu médico.

Adelante >>
  • Suscríbete ¡Te recompensamos!
  • Apúntate hoy a nuestra newsletter.
  • Disfruta de un 10% de descuento
    en tu primer pedido.
  • *Correo electrónico
  • *Cumpleaños
  • *Campo requerido
     Sólo para usuarios que se registran por primera vez
     Condiciones de uso