No hay causalidad científica entre las copas menstruales y el prolapso del órgano pélvico

Un rumor reciente sugiere que el uso de copas menstruales provoca el prolapso de órganos pélvicos, que se produce cuando los músculos del suelo pélvico se debilitan y los órganos pélvicos descienden hacia la vagina. Sin embargo, se trata solo de un rumor.

En Put A Cup In It (PACII), una web muy prestigiosa creada por Kim Rosas y Amanda Hearn, encontramos la siguiente explicación:

El prolapso es un problema habitual y el uso de copas menstruales va en aumento, lo cual significa que más pacientes con prolapso serán usuarias de copas. Pero esto no equivale a una correlación… Hasta que no haya pruebas fehacientes que respalden las «suposiciones» de que las copas menstruales conducen al prolapso, nuestra postura es que una ligera presión en la vagina tiene las mismas probabilidades de provocar prolapso que la evacuación intestinal diaria.

Con esto en mente, analicemos las causas científicas del prolapso y qué es un problema tan habitual entre las mujeres.

¿Quién puede sufrir prolapso de órganos pélvicos?

Según la Oficina para la Salud de la Mujer de Estados Unidos (Office on Women’s Health), los trastornos del suelo pélvico afectan a 1 de cada 5 mujeres. Si bien los trastornos del suelo pélvico abarcan una amplia gama de problemas, como la incontinencia urinaria o la incontinencia fecal, el prolapso de los órganos pélvicos como tal afecta a 3 de cada 100 mujeres en los Estados Unidos. 

¿Cuáles son los síntomas del prolapso de órganos pélvicos?

Los síntomas dependen del órgano afectado, que puede la vejiga, la uretra, el útero, el intestino delgado o el recto. Estos son los síntomas más comunes:

  • Sensación de presión o incomodidad en la zona pélvica;
  • Incontinencia; 
  • Necesidad de orinar con más frecuencia de lo normal;
  • Lumbalgia;
  • Dolor en las relaciones sexuales;
  • Manchado vaginal o sangrado.

 

¿Qué causa el prolapso de órganos pélvicos?

Hay varios factores que pueden provocar el prolapso de órganos pélvicos. Es importante recalcar que, según los profesionales de la salud, el uso de la copa menstrual no se encuentra entre estos factores. A continuación citamos los más habituales:

  • Embarazo y parto vaginal;
  • Estreñimiento;
  • Histerectomías;
  • Obesidad;
  • Tabaquismo con tos crónica;
  • Menopausia y envejecimiento.

La ginecóloga Alyssa Dweck, médica, cirujana y miembro del Colegio estadounidense de obstetras y ginecólogos, afirma lo siguiente:

La debilidad muscular del suelo pélvico es bastante habitual y generalmente se debe a factores genéticos, al embarazo y al sobrepeso. Es poco probable que el uso de la copa menstrual contribuya a aumentar esos riesgos.

¿Cómo se trata el prolapso de órganos pélvicos?

La forma más común de prolapso de órganos pélvicos es el cistocele, que es la protrusión de la vejiga sobre la vagina. Dicha afectación suele estar provocada por el parto natural, por lo que el mejor tratamiento son los ejercicios de Kegel, que están diseñados para fortalecer los músculos del suelo pélvico.  

Si el prolapso afecta al intestino, una dieta equilibrada y rica en fibra puede ayudar a eliminar la molestia. 

El prolapso también se puede tratar con un pesario, que es un dispositivo que se coloca en la vagina para ayudar a mantener los órganos en su lugar. Los casos más extremos requieren una histerectomía o extirpación quirúrgica del órgano afectado. 

¿Cómo se puede prevenir el prolapso de órganos pélvicos?

Nuevamente, los ejercicios de Kegel son la mejor manera de prevenir cualquier tipo de prolapso; no obstante, es importante tener en cuenta que puede haber factores fuera de tu control, como el envejecimiento o los antecedentes familiares. Lo que sí depende de ti es mantener hábitos alimentarios saludables y no fumar, ya que ambas cosas pueden ejercer presión sobre los órganos pélvicos. 

La Dra. Shree lata hace las siguientes recomendaciones para retirar correctamente la copa menstrual:

Lo primero que debes tener en cuenta es el tipo de copa menstrual que estás usando: las copas vaginales se colocan más abajo en la vagina, mientras que las copas cervicales se colocan más arriba, cubriendo el cuello uterino. Para retirar la copa menstrual, es indispensable estar en un lugar tranquilo para que estés cómoda y puedas relajar los músculos del suelo pélvico. Lávate las manos y sécatelas bien para que no resbalen al tirar de la copa. Puedes ponerte de cuclillas o apoyar un pie en el inodoro para facilitar el proceso. Pellizca la copa para romper el «efecto vacío»y luego tira suavemente hacia abajo y hacia afuera.

Si no funciona, puedes intentar enganchar tu dedo alrededor de la copa para arrastrarla con cuidado. En algunos casos, puede que debas consultar a un médico para que te ayude con la extracción (si las copas cervicales se quedan muy arriba en la vagina) con las copas cervicales, es posible que debas consultar a un médico para que te ayude en la extracción, ya que se colocan en el cuello uterino, pero esto no es común. Actualmente apenas hay indicios de que usar los músculos del suelo pélvico para hacer descender la copa en la vagina pueda provocar prolapso del suelo pélvico.

Si tienes prolapso y estás usando una copa menstrual, te recomendamos que hables con el médico para saber cuáles son las mejores opciones para ti. Del mismo modo, si experimentas algún dolor o molestia mientras usas una copa menstrual, te recomendamos que busques una copa que se adapte mejor a tu cuerpo o busques un método alternativo que te vaya mejor. 

Es fantástico vivir en una época repleta de opciones; nos encanta aún más saber que gracias a las copas menstruales muchas mujeres tienen períodos felices y saludables.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

  • SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

  • Recomended
    7 cosas que pasan al dejar la píldora anticonceptiva
    Trucos para evitar las fugas en tu copa menstrual
    Chocolate: el remedio más sabroso para las molestias del periodo
  • SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER