5 Consejos para manejar el estrés y disfrutar un gran día

Salud femenina | | Brenda B. Lennox

Los niños no encuentran sus trabajos, tu esposo no ha lavado los platos, tienes poco tiempo para entregar un proyecto en el trabajo y ya el camino a la oficina debe estar congestionado. Para muchas mujeres el manejo del estrés no está incluido en sus quehaceres diarios, aun cuando afecta gravemente su salud. Sus efectos a largo plazo inciden en la estabilidad emocional, causando ansiedad, depresión y problemas físicos para concebir y dificultades en el corazón. 

Cuando te estresas el cuerpo libera las hormonas de la adrenalina y el cortisol (la hormona de la lucha o de la huida) que son necesarias para saltar rápidamente frente a un coche que viene a ti a toda marcha, pero no son nada útiles ante situaciones cotidianas como la presión de cumplir ciertos deberes en poco tiempo y de preparar la cena.  Tomar un momento durante el día para practicar unas técnicas sencillas de relajación e identificar los niveles de estrés, sin duda disminuirá sus efectos nocivos y mejorará notablemente el ánimo. Intenta alguna de nuestras sencillas recomendaciones para controlar el estrés la próxima vez que te sientas tensa: 

Ejercicio 

Cuando una persona está estresada no tiene interés en practicar ninguna otra actividad. Hacer ejercicio es lo último que se quiere hacer en situaciones como éstas. Sin embargo, los estudios demuestran que sólo 30 minutos de ejercicio aeróbico moderado es suficiente para controlar el estrés y mejorar el ánimo.

El ejercicio libera endorfinas, sustancias químicas que actúan como analgésicos naturales, aliviando los dolores, combatiendo el cansancio, mejorando la capacidad de atención y las funciones cognitivas en general. En otras palabras, el ejercicio ayuda a relajarse y a liberar los pensamientos negativos, favoreciendo la conciliación del sueño y combatiendo efectivamente el estrés. Identifica el deporte que más te gusta y comienza poco a poco.  Será más fácil continuar con estas actividades si practicas un deporte que realmente disfrutes y que te acostumbres hacerlo. 

Conexión con la naturaleza  

Estar en contacto directo con la naturaleza impacta positivamente en el estado de ánimo y en los niveles de estrés. Se ha demostrado que la luz natural incrementa los niveles de serotonina en la sangre, una sustancia química que aporta felicidad. Incluso, observar la naturaleza, bien sea través de la ventana o colocar unas plantas sobre el escritorio marcan la diferencia en el estado de ánimo y en los niveles de ansiedad. Intenta cada día almorzar al aire libre en un parque o en un patio con paisajes agradables, notarás mejoras en tu estado de ánimo.  

Beso  

Definitivamente muchas personas les encantan los besos, pero ¿Quién sabía que los besos reducen los niveles de estrés?  Las investigaciones de los Filematologos (científicos que estudian los besos) en la universidad de Lafayette en Pensilvania han revelado que tan sólo 15 minutos de besos reducen los niveles de cortisol en ambas personas, disminuyendo los niveles de estrés y la presión arterial. ¡Besar a la pareja aporta el beneficio adicional de proteger la salud también!

Relajación progresiva 

Puede sonar un poco contradictorio pero tensarte (por unos segundos) realmente ayudará a  controlar tu estrés. En la relajación muscular progresiva, tensas y relajas cada uno de los grupos musculares principales de tu cuerpo, uno a la vez, desde la cabeza hasta los pies. Con frecuencia no identificamos cuando estamos tensos, pero la relajación progresiva nos ayuda a reconocer los músculos que sí lo están y cómo relajar conscientemente esas áreas.  Estás liberando la tensión conscientemente, relajando tu cuerpo y creando la sensación de calma. Combatir la tensión de los músculos puede ayudar en gran medida a reducir los niveles de estrés.  

Elimina la tensión 

Una de las cosas más placenteras que puedes hacer al final del día es tomar un baño caliente para calmar los músculos adoloridos y eliminar la tensión. Los baños también tienen el poder de aumentar la circulación sanguínea y relajar el sistema nervioso. Crea tu propio spa, incluso si es sólo media hora antes de ir a dormir ¿Mencionamos que también te ayuda a dormir?

Enciende algunas velas, coloca música y no olvides agregar pastillas de baño para relajación al agua caliente, hidratarán tu piel y favorecerán tu relajación.  Crear una rutina para relajarse y tranquilizarse es realmente una buena forma de cuidar la salud, considerando los diversos efectos negativos del estrés sobre el bienestar emocional y físico. Por lo tanto, cuando te sientas agobiada reserva un tiempo para relajarte. Mereces un descanso. Toma menos tiempo del que crees y mejora notablemente tu salud y felicidad. 

Leave a Reply

Your email address will not be published.