Duchas vaginales: cómo proteger el pH de tu vagina

Probablemente te has preguntado cómo mantener tu vagina limpia y saludable. Sobre todo, si has leído acerca de las duchas vaginales, podrías pensar que no tienes una rutina de higiene adecuada o que necesitas cambiarla un poco.

¿Qué es una ducha vaginal?

Se refiere a lavar la parte interna de la vagina, no solamente la vulva. Esto se realiza con agua o con una mezcla de otros líquidos. Incluso algunas recetas caseras utilizan ingredientes como vinagre, bicarbonato de sodio y hasta agua oxigenada…

En algunas farmacias se comercializan productos para este propósito. Y, de hecho, se estima que 1 de cada 5 mujeres estadounidenses llevan a cabo duchas vaginales; no obstante, no están precisamente recomendadas por los ginecólogos y aquí te explico el (muy importante) porqué.

¿Por qué la ducha vaginal es peligrosa?

Tu vagina tiene un delicado equilibrio de bacterias buenas y de bacterias malas (a esto se le denomina flora vaginal). Cuando está saludable, tiene un pH ácido de entre 3.8 y 4.5 (para ponerte en contexto, un pH de 7 se considera neutro). Sin embargo, esta acidez previene infecciones, pues elimina gérmenes y bacterias.

El uso de las duchas puede alterar el pH de tu vagina, lo que ayudaría a que las bacterias dañinas crezcan. Esto puede causar vaginosis bacteriana o infecciones por hongos, los cuales consiguen extenderse a otras partes de los órganos reproductivos, en algunas ocasiones. Incluso, puede conducir a una enfermedad inflamatoria pélvica, una infección e inflamación del útero, ovarios y otros órganos reproductivos.

El agua cuenta con un pH de 7, por lo que es mucho más neutro que la del pH de tu vagina (en un estado saludable), por ello, no se recomienda introducir agua.

Entonces, ¿cómo limpias tu vagina?

Vale, ahora viene la buena noticia, ¡no tienes que limpiarla! Tu vagina se limpia por sí misma. El flujo vaginal es el resultado de la limpieza que hace tu propio cuerpo. La mejor recomendación es lavar con agua tibia (no caliente) la vulva (¡únicamente!), y dejar que tu cuerpo se encargue de la parte interna de la vagina.

Si tienes alguna preocupación referente al olor de tu vagina, te recomiendo acudir al médico. La presencia de mal olor podría indicar la aparición de una infección. Aunque, es posible que notes el aroma natural de tu vagina y eso sería totalmente normal. Cuanto más conozcas tu olor natural, más sencillo será reconocer un cambio y, por tanto, podrás actuar en consecuencia para evitar infecciones. 

Por ello, puedes olvidarte de los remedios caseros y de las soluciones químicas. Disfruta de la maravillosa habilidad que tiene tu vagina para mantener todo funcionando sin problemas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

  • SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

  • Recomended
    7 cosas que pasan al dejar la píldora anticonceptiva
    Trucos para evitar las fugas en tu copa menstrual
    Chocolate: el remedio más sabroso para las molestias del periodo
  • SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER