Meditación sencilla para aliviar el estrés

Salud femenina | | Brenda B. Lennox

El estrés es parte de la vida. En la vida primitiva, el estrés lo representaban los leones, tigres y osos ahora lo son las solicitudes de créditos, empleos y el mantenimiento de los coches. Si bien las circunstancias estresantes han cambiado el estrés crónico no es nuevo.  

Esto es normal y forma parte del instinto de supervivencia, para estar alerta y huir del león. Si bien no es posible evitar cada uno de los factores estresantes, tú puedes controlar tu reacción y manejar el estrés. Un excelente método es la meditación. 

La importancia de controlar el estrés 

No es bueno estar estresado, especialmente si es un estado habitual. El manejo del estrés no sólo es importante para evitar estallar con los compañeros de trabajo o con la pareja, también es importante para la salud y el bienestar. 

El estrés es uno de los principales causantes de problemas autoinmunes, desordenes de salud mental y muchos otros problemas. Como comentamos, algo de estrés es normal en nuestras vidas. El problema surge cuando las hormonas del estrés como el cortisol y la adrenalina se acumulan en tu cuerpo por mucho tiempo y no son liberadas. Ellas afectan varias funciones corporales.    

¿Cómo el estrés afecta al cuerpo?

Sistema inmune 

La exposición al estrés a largo plazo debilita el sistema inmunológico y su capacidad para responder diariamente a agentes patógenos como virus y bacterias. 

Problemas gastrointestinales  

La digestión es otro proceso que se ve seriamente afectado por el estrés. Piensa lo que experimenta tu cuerpo cuando estás estresado. Tus latidos del corazón aumentan, podrías comenzar a respirar rápidamente, la presión arterial se incrementa y podrías sentir sensaciones desagradables en el estómago. Si a menudo experimentas estas sensaciones podrías padecer de problemas digestivos como diarrea y estreñimiento, también el riesgo de padecer ulceras y diabetes tipo 2 aumenta. 

Enfermedades cardiovasculares 

Tu salud cardiovascular también se puede ver gravemente afectada por el estrés. El estrés puede afectar tu respiración, aumentar tu presión sanguínea, sufrir un ataque al corazón y otras complicaciones cardiacas. Reducir el estrés a través de sesiones de meditación y de terapias del  mindfulness pueden salvar tu vida. 

Salud mental y paz interior 

No es necesario decir que el estrés impacta enormemente en tu salud mental, incrementando las tasas de depresión, ansiedad, trastornos obsesivos compulsivos (TOC), insomnio y otras condiciones médicas. 

Fertilidad

El estrés puede incluso afectar tu salud reproductiva y fertilidad. Puede hacer más difícil el proceso para concebir. Esto por supuesto puede empeorar el problema porque la infertilidad causa estrés.  Si estas no son razones suficientes para controlar el estrés, recuerda que tu vida sexual y la salud de tu suelo pélvico también pueden afectarse. ¡La incontinencia es otro de los problemas!

El estrés y la sesión de meditación 

A medida que la industria del bienestar crece, muchas personas practican la meditación como una manera de controlar los niveles de estrés y sentirse bien en general. La meditación influye en la reducción de los niveles de estrés al aumentar tu autoconciencia, ayudando a disfrutar el momento, a desarrollar más paciencia y reduciendo las emociones negativas. ¡Incluso, puede mejorar tu vida sexual

La meditación no tiene que ser complicada. 30 segundos a unos pocos minutos al día pueden hacer la diferencia. Si la idea de sentarte y centrar tu mente no te resulta placentera, no te preocupes porque hay muchas maneras para meditar. 

A continuación, algunas técnicas de meditación para controlar el estrés y sentirse bien:

Meditación de control del cuerpo 

Si te sientes abrumado por el estrés, esta técnica es ideal para reconectarte con tu cuerpo. 

  • Encuentra un asiento cómodo o acuéstate, encuentra una posición en el que estés más relajado. Puedes usar sabanas y almohadas.
  • Comienza a sentir la parte donde tu cuerpo toca el suelo o la silla. Siente todas aquellas partes de tu cuerpo que entran en contacto con otras superficies. 
  • Respira profundamente y analiza cómo te sientes, empezando por tu cabeza y analiza cómo te sientes.
  • Puedes preguntar ¿Cómo se siente mi cabeza? (o cualquier parte del cuerpo) o sólo enfócate en cada área de tu cuerpo. 
  • Toma tu tiempo y continúa haciendo esto sobre tu pecho, brazos, estómago, etc hasta que llegues a tus pies.  
  • Analiza las señales que recibes y siéntete libre de llevar un registro diario sobre estas sensaciones. 

Meditación caminando 

Esta es una buena opción para aquellas personas que no desean permanecer sentados al meditar. 

  • El primer paso es ponerse unos zapatos cómodos y salir (está bien caminar alrededor de la casa si no puedes salir). 
  • En vez de usar tu teléfono, escuchar música o un podcast, debes concentrarte en la caminata. 
  • Respira profundamente y deja que tus pulmones se llenen de aire fresco. 
  • Presta atención a dónde tus pies tocan el suelo y cómo se siente el sol, la brisa o cualquier otra cosa en la piel. 
  • Involucra tu sentido de la vista observando todo a tu alrededor. Aprecia aquellas cosas que están en tu camino como flores, plantas, el arte de tu vecindario y los animales que consigas. 

Entendemos que muchas situaciones estresantes no pueden evitarse y no pueden controlarse únicamente con la meditación. Te invitamos a buscar ayuda especializada cuando sea necesario a través de un profesional de la salud mental. Por los momentos, afortunadamente, estas meditaciones te aportan las herramientas para mejorar el control de tus niveles de estrés y hacerte la vida más placentera.         

Leave a Reply

Your email address will not be published.