Pesas vaginales, la guía definitiva – Qué sí hacer y qué no con ellas

Aunque se habla poco de ellos, los músculos del suelo pélvico tienen uno de los trabajos más difíciles en todo el cuerpo. Entre otras cosas apoyan  muchos de nuestros órganos vitales y nos ayudan a mantener el control de un gran número de nuestras funciones corporales.

Tener el suelo pélvico fortalecido también aumenta el deseo sexual y puede ayudar tanto en la  preparación como en la recuperación del parto

Seguro que ya te estás preguntando ¿a qué gimnasio tengo que ir para fortalecer mi suelo pélvico? Pues estás de suerte porque son ejercicios que se hacen desde casa y en los cuales solo vas a emplear unos minutos al día. 

Aunque el término “Kegels” como abreviatura para ejercicios del suelo pélvico se ha vuelto bastante popular, casi el 50% de las mujeres no saben cómo realizar los ejercicios de Kegel correctamente. 

Si por el contrario eres de la restante mitad que ya los tienes dominados, puedes complementar tu rutina con pesas. Sí, sí, como en el gimnasio, pero mucho más pequeñas. 

¿Y cómo funcionan estas diminutas pesas? Las pesas mejoran tu rendimiento al dar a tus músculos un objeto que contraer, de modo que literalmente puedes sentir el peso apretado y levantado (si lo estás haciendo bien).

Empezar a usar pesas vaginales por primera vez puede dar un poco de miedo. ¡Pero más miedo da pensar que no estás ejercitando una parte tan importante de tu cuerpo! 

Para sacar el máximo provecho de cada comprensión no te pierdas  nuestros “lo que sí”, “lo que no”:

Lo que sí-  ubicar los músculos del suelo pélvico.

Lo primero es lo primero. Antes de empezar con cualquier rutina de ejercicios tendremos que saber dónde nos estamos metiendo…en este caso las pesas. 

Es importante colocar la pesa de la vagina en el lugar correcto. Antes de insertarlas, recomendamos meter un dedo dentro de la vagina y apretar el suelo pélvico, como si intentaras detener el flujo de orina. Sentirás que los músculos se contraen alrededor de tu dedo a medida que aprietas. Bien, tienes que insertar la pesa para que quede justo encima de ese músculo, aproximadamente 2 cm dentro de la vagina. ¡Vas a ser la reina del gimnasio!

Lo que no- colocar la pesa de la vagina demasiado alta.

Si colocas la pesa demasiado alto dentro de tu vagina, no obtendrás un entrenamiento efectivo, ya que no habrá nada para que el suelo pélvico se contraiga. Del mismo modo, esto sucederá si el peso se coloca demasiado bajo. Por eso es muy importante que dediques el tiempo que necesites en encontrar el punto exacto, podemos llamarlo el punto G de la pesa para entendernos mejor. 

Lo que sí- Encuentra una buena posición.

La gravedad puede ser tu mejor amiga o tu peor enemiga cuando haces ejercicios en el suelo pélvico. Si eres nueva en el uso de ejercitadores con pesa ​​para el suelo pélvico, te recomendamos comenzar insertando la pesa mientras estás acostada boca arriba o en cualquier posición reclinada con la que te sientas cómoda.

Una vez tengas dominada la posición horizontal, puedes trabajar hacia posiciones que sean un poco más desafiantes, como sentada, parada de pie o incluso caminar. Lo más importante es encontrar una posición que sea cómoda para ti y así realmente puedas concentrarse en lo que está sucediendo ahí abajo.

Lo que no- Ser demasiado ambiciosa.

Hay videos en Internet de mujeres que pueden levantar tablas de surf con los músculos del suelo pélvico sin soltar una gota de sudor. Esto es demasiado incluso para aquellas que han estado entrenando durante un tiempo comprensible. Si eres una mujer ambiciosa, con las pesas tendrás que relajarte e ir poco a poco.

Recomendamos comenzar contrayendo el suelo pélvico y sosteniéndolo durante dos segundos y luego relajarlo durante dos segundos. Una vez que hayas conseguido esto puede intentar mantener tus contracciones por más tiempo. 

Lo que sí- ¡Desafíate!

Ahora que ya tiene lo básico, ¡es hora de llevar tu ejercicio al siguiente nivel! Comienza a plantearte desafíos; ¿Puedes contraer tu suelo pélvico mientras estás de pie? ¿Dándote una ducha? ¿Bailando con tu canción favorita? ¡Date una oportunidad!

Si puede hacer todo esto con un peso ligero, intenta aumentar el peso de la pesa. Los buenos ejercitadores como Laselle ofrecen conjuntos de pesas progresivas que puede trabajar a medida que desarrolla fuerza. Estos también se pueden juntar para obtener más combinaciones de peso y entrenamientos aún más desafiantes.

Lo que no- Presionarte demasiado.

Como todos los entrenamientos, los resultados nunca son instantáneos. Tienes que tener esto es mente en todo momento. Intenta ejercitar tu suelo pélvico 3 veces por semana e ir acortando los días hasta lograr hacerlo a diario y en unas pocas semanas realmente comenzarás a notar los resultados.

Los ejercicios del suelo pélvico son excelentes para prepararse y recuperarse del parto y controlar mucho mejor tu vejiga. También pueden ayudar con la rigidez del suelo pélvico que puede mejorar las sensaciones durante el sexo, ¡sí! Estos pequeños pesos tienen un gran impacto, sea cual sea su objetivo final. 

Lo que sí- Mantenerlo limpio.

No importa qué tipo de pesa vaginal estés usando, asegúrate de limpiarla antes y después de usarla. Recomendamos usar agua y jabón antibacteriano, o un limpiador íntimo con pH equilibrado. Esto es muy importante para protegerte de cualquier bacteria dañina y mantener tus ejercitadores en óptimas condiciones listos para la siguiente jornada de entreno.

Lo que sí- divertirte.

Además de contribuir con muchos aspectos de tu bienestar íntimo, ejercitar tu suelo pélvico es divertido, fácil y un tiempo precioso para pasar contigo misma. Incorporar pesas a la ecuación hace que el ejercicio sea más eficiente y te permite desarrollar fuerza y ​​tono aún más rápido.

¡Pruébalo, empieza a desafiarte a ti misma y en poco tiempo serás una de esas que levanta una tabla de surf con su vagina! (Bueno, eso tal vez no…).

Tenga en cuenta que los consejos ofrecidos por Intimina pueden no ser relevantes para su caso individual. Para inquietudes específicas con respecto a su salud, siempre consulte a su médico u otros profesionales médicos con licencia.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

  • SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER Y RECIBE UN 20% DE DESCUENTO

  • Recomended
    7 cosas que pasan al dejar la píldora anticonceptiva
    Trucos para evitar las fugas en tu copa menstrual
    Chocolate: el remedio más sabroso para las molestias del periodo
  • SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER Y RECIBE UN 20% DE DESCUENTO