Relaciones sexuales durante el embarazo: todo lo que necesitas saber al respecto

Embarazo | | Clara De Santiago

Cuando estamos embarazadas, las hormonas hacen que nuestro deseo sexual oscile entre dos extremos. Algunas veces te apetecerá todo el tiempo, en otras ocasiones preferirás que nadie te toque. Ambos sentimientos son normales, aunque a muchas mujeres les preocupa si tener relaciones sexuales durante el embarazo es seguro. Para calmar esas preocupaciones, te ofrecemos toda la información que debes saber sobre las relaciones sexuales y el embarazo.

Tener relaciones sexuales durante el embarazo suele ser seguro:

Tenemos buenas noticias para la mayoría de las madres futuras: en la medida que tu embarazo no presente ninguna complicación, puedes tener las relaciones sexuales que desees. Sin embargo, siempre consulta con tu médico, ya que determinadas condiciones, como el sangrado vaginal inesperado o tener antecedentes de aborto espontáneo, pueden aumentar tus riesgos. Algunas mujeres embarazadas experimentarán un sangrado ligero después de tener relaciones sexuales debido a la obstrucción del cuello del útero y los tejidos vaginales. No debes preocuparte si manchas un poco, pero si experimentas un sangrado abundante, llama a tu médico rápidamente.

Puedes tener relaciones sexuales en el tercer trimestre

Al contrario de lo que comúnmente se cree, puedes tener relaciones sexuales durante todo el tercer trimestre. Si tienes un embarazo sin complicaciones, sólo deberías parar cuando rompas aguas: en ese momento aumenta el riesgo de infección.

No le hace daño al bebé

De hecho, el bebé está protegido por los músculos del útero, cuello uterino y el líquido amniótico, por ello tener relaciones sexuales no afectará al bebé. Así que no debes preocuparte por alterar su cómoda existencia dentro de tu vientre.

Los orgasmos no provocan el parto

Los orgasmos causan contracciones del útero pero son diferentes a las contracciones del parto. Ni las relaciones sexuales ni los orgasmos aumentan el riesgo de un parto o nacimiento prematuro. Puede que continúes sintiendo contracciones o actividad fetal después de un orgasmo, pero es completamente normal. Así que disfruta de los orgasmos con la frecuencia que desees.

La mayoría de las posturas no suponen ningún problema

En la medida en que tú y tu pareja estéis cómodos, la mayoría de las posturas no tendrán efectos negativos en tu embarazo o el bebé. Encontrar una postura que funcione para ambos puede tomar algo de tiempo, pero también puede ser muy divertido. A medida que te va creciendo la tripa y el misionero se convierte en una postura imposible, prueba otras posturas diferentes y disfrutad de reavivar vuestra relación. Ten en cuenta que los cambios hormonales también pueden afectar tu lubricación vaginal, por ello es ideal utilizar un hidratante femenino para mayor comodidad.

El deseo cambia

Y es totalmente normal: algunas veces quieres, otras no. El cambio hormonal puede aumentar la sensibilidad de tus pechos y pezones, así como hacer que fluya más sangre a la pelvis y se inflamen tus genitales. A algunas mujeres les resulta muy excitante, pero a otras muy incómodo. Habla con tu pareja sobre cómo te sientes y encontrad un equilibrio que os satisfaga a ambos.

¿Y otro tipo de relaciones sexuales?

Las relaciones sexuales no se limitan a la penetración y deberías probar prácticas diferentes de generar intimidad al estar embarazada. Si no quieres una sesión completa puedes probar con sexo oral o masturbación mutua. Por otra parte, el sexo anal no es recomendable, ya que expone a la vagina a bacterias infecciosas, peligroso para ti y el bebé.

Volverás a tener relaciones sexuales después de que nazca el bebé

A muchas mujeres también les preocupa cómo serán sus vidas sexuales después de dar a luz, pero no dejes que esa ansiedad se apodere de tu vida sexual durante el embarazo. No olvides que tu cuerpo y libido se recuperarán del parto. Come sano, haz ejercicios y no dejes de hacer tu rutina de Kegel para tener un embarazo saludable. Después de que te hayas recuperado (como 6 semanas después del parto), puedes utilizar un ejercitador de Kegel para ayudarte a volver a ponerte en forma.

Estar embarazada no significa el fin de tu vida sexual, tómate tu tiempo y encuentra tus niveles de confort a medida que avanza tu embarazo. Tener buenas relaciones sexuales durante el embarazo es totalmente posible, pero lo primero que debes hacer es olvidarte de las preocupaciones y disfrutar al máximo de cada momento de intimidad.

 

Por favor ten en cuenta que los consejos ofrecidos por Intimina pueden no ser apropiados para tu caso en particular. Consulta siempre con tu médico si tienes preocupaciones específicas relacionadas con tu salud.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *