El sexo y el cerebro ¿qué ocurre ahí dentro?

Quizás no sea el órgano más sexy, pero cuando las cosas se ponen juguetonas, tu cerebro es el primero que se pone a tono. Éste se convierte en el órgano sexual más importante del cuerpo, actuando como torre de control creado la atmósfera perfecta para el encuentro sexual y gobernando los sentimientos que giran en torno a él. Desde las primeras caricias hasta el momento que te sumerges en el placer final, tu cerebro es el director de orquesta que dirige el gran espectáculo. Aunque hay todavía cosas que siguen siendo un misterio, algunas de las conexiones entre arriba y abajo son tremendamente interesantes …

  1. ¡Fuegos artificiales!

Investigadores de la Universidad de Rutger pidieron recientemente a un grupo de mujeres  que se masturbaran mientras se les practicaba una resonancia para ver qué ocurre en el cerebro antes y después del orgasmo. Con este estudio descubrieron que durante la secuencia de eventos se activaron más de treinta áreas del cerebro –sí, treinta– desde los centros de placer hasta las regiones responsables del dolor, la memoria y el tacto ¡y luego dicen que pensamos demasiado!

  1. La excitación

Es difícil decir cuál es la mejor parte del sexo, pero para muchos de nosotros quizás sean esos primeros y tensos momentos cuando ambos se dan cuenta que tienen la mente puesta en la misma cosa. Durante estos humildes comienzos de la excitación, el sistema límbico del cerebro se dispara, poniendo en marcha una serie de cambios fisiológicos que aumentan el flujo de sangre a tu corazón y genitales. Los estímulos sensoriales y emocionales se perciben más agudamente, y todas las atenciones se fijan en lo que está por venir, ¡gracias cerebro!

  1. Un torbellino de sentimientos

Durante el orgasmo, el cerebro libera una cantidad ingente de hormonas placenteras que luego se distribuyen por todo el cuerpo. La dopamina la hormona del placer que hace que nos sintamos bien (y que puede ser adictiva), se libera junto con la oxitocina (la conocida como “hormona del cariño”), que facilita la unión y hace que sintamos esos primeros síntomas del enamoramiento. La guinda para completar este delicioso cóctel es la serotonina, el estimulante del estado de ánimo, que nos deja flotando en esa bruma eufórica y con una gran sonrisa en la cara. Como dato curioso, te interesará saber que los hombres liberan más dopamina que las mujeres, las cuales liberan más oxitocina. Estas diferencias en la química de nuestros cerebros explicarían nuestros diferentes comportamientos sexuales. De hecho, muchos sugieren que la prevalencia de la oxitocina en las mujeres es la razón por la que tenemos mayor conexión emocional con nuestras parejas sexuales.

  1. ¡Luces fuera!

Durante el orgasmo, tu mente no está pensando en sacar la basura, en lavar la ropa o en dar de comer a tu gato (o al menos eso esperamos). De hecho, al alcanzar el ‘clímax’ varias áreas del cerebro se cierran por completo para que puedas disfrutar plenamente del momento. Estas áreas incluyen la amígdala, que se asocia con sentimientos de miedo y ansiedad, el hipocampo, que controla la memoria y la conciencia espacial, y otras áreas del cerebelo que son responsables del control del movimiento. Esto, amiga mía, no lo puedes fingir.

  1. Perdona, ¿cómo te llamabas?

Antes de que te asustes, ten en cuenta de que esto es algo súper súper raro pero… el sexo puede borrarte la memoria. La amnesia global transitoria (no confundir con la Amnesia Poscoital) es una condición rara y afortunadamente temporal, por la que se pierde la memoria reciente y aunque parezca raro, uno de los desencadenantes es el sexo. Es más común en personas mayores de 50 años y sólo afecta de 3 a 5 personas de cada 100.000 cada año, pero no deja de ser alucinante ¿eh?

  1. Esas expresiones faciales …

¿Alguna vez te has preguntado por qué durante el orgasmo muchas personas parecen sentir dolor? Según los investigadores de la Universidad de Rutger mencionados anteriormente, al menos dos regiones del cerebro, la corteza insular y la corteza cingulada anterior, están activas durante ambas experiencias. Éstos sugieren que las sensaciones de  dolor y placer envían mensajes que se superponen, y el cerebro no sabe interpretar realmente lo que está ocurriendo, por lo que las expresiones faciales son similares. En pocas palabras, al cerebro le da lo mismo que la gente sienta dolor o placer…

  1. La Petite Mort

¿Alguna vez te has sentido triste tras el sexo? La petite mort o “la pequeña muerte” se refiere a la melancolía poscoital y aunque está más asociado a los hombres, no es desconocido por las mujeres.

El término técnico es disforia poscoital, y se refiere a los sentimientos de pesar, tristeza y ansiedad después del orgasmo. Los investigadores todavía están tratando de encontrar sus causas pero con tantas áreas activas en el cerebro durante el sexo, incluyendo las regiones que tienen que ver con la memoria y el dolor, volver a la normalidad puede ser complicado para algunos. Además, con esas buenas hormonas disminuyendo drásticamente después del orgasmo, muchos se quedan con ganas de más e invadidos por una ola de melancolía.

  1. ¿Puede el sexo hacerte más inteligente?

De acuerdo con un reciente estudio en animales, practicar sexo de manera regular puede mejorar la función cognitiva, ¡viva! Investigadores de la Universidad de Maryland encontraron que cuando las ratas adultas jóvenes (que tienen una fisiología similar a nosotros los seres humanos) son estimuladas sexualmente de manera continua, favoreció el crecimiento de neuronas. Las ratas a las que se les negó esta estimulación tenían niveles más altos de hormonas del estrés, que perjudicaron el crecimiento del cerebro y disminuyeron el funcionamiento celular en el hipocampo. Así que ahí lo tienes, ¡la excusa perfecta!

  1. Mujeres VS Hombres

Puede que creas que el cerebro masculino y femenino no son tan diferentes, pero hay muchas cosas que ocurren dentro de ellos que determinan nuestros distintos comportamientos sexuales. Para empezar, existe un área del hipotálamo reservada para el comportamiento de apareamiento que es más de dos veces mayor en los hombres que en las mujeres, y con el doble de células ¡va a ser que son ellos lo que piensan de más! Otra gran diferencia es la activación de una zona del cerebro llamada Sustancia Gris Central (Periaqueductal Gray o PAG en inglés) que ocurre en el cerebro de las mujeres, pero no en el de los hombres. Esta región es responsable de suprimir el dolor, y combinado con el cierre de otras áreas del cerebro femenino, explican ese maravilloso entumecimiento que experimentamos durante el orgasmo.

Así que la próxima vez que te rindas en la almohada después del sexo, dale a tu cerebro una ronda de aplausos. El Beethoven del dormitorio ha ejecutado la obertura, controlado tu ritmo cardíaco y presión arterial, coordinado todas tus emociones y sensaciones, y registrando cada chispa de la electricidad química ¡¡Bravo!!

 

Por favor ten en cuenta que los consejos ofrecidos por Intimina pueden no ser apropiados para tu caso en particular. Consulta siempre con tu médico si tienes preocupaciones específicas relacionadas con tu salud.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

  • SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER Y RECIBE UN 20% DE DESCUENTO

  • Recomendado
    Black Friday: Copas Menstruales y Ejercitadores Pélvicos a precios irresistibles
    7 cosas que pasan al dejar la píldora anticonceptiva
    Trucos para evitar las fugas en tu copa menstrual
  • SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER Y RECIBE UN 20% DE DESCUENTO