5 motivos para empezar a hacer ya ejercicios de Kegel

Suelo pélvico | | Clara De Santiago

Seguro que ya lo has oído antes: “¡Haz ejercicios de Kegel! ¡Son buenos para ti!”. No obstante, muchas creemos que no nos conciernen, sobre todo si no estamos teniendo ningún problema en este momento. Pero la realidad es que TODAS las mujeres necesitan tener un suelo pélvico saludable y los ejercicios de Kegel son una de las mejores maneras de conseguirlo. Así que aquí tienes cinco buenas razones por las que deberías empezar a hacer los ejercicios de Kegel desde ya.

1.Orgasmos más largos y duraderos.

Incluso si ya estás bastante satisfecha (perdón por ir a lo fácil) con tus orgasmos, imagina tener orgasmos más fuertes y largos más a menudo. Las mujeres con un suelo pélvico más fortalecido logran llegar al orgasmo con más facilidad, más frecuencia y más intensidad. Pero ¿cómo exactamente? Cuando estás en el clímax, los músculos del suelo pélvico se contraen de manera rítmica y cuanto más fortalecidos están los músculos, más fuertes son las contracciones. Las contracciones fuertes equivalen a orgasmos mejores y más frecuentes. Los orgasmos sientan genial y son muy buenos para ti, así que, ¿por qué no querrías incrementar tu orgasmo?

2.Favorecen al torso.

No hablamos de conseguir unos abdominales de acero (¡aunque tampoco estaría mal!). Tu suelo pélvico es el héroe olvidado de tu torso, ya que sirve de apoyo para tus órganos internos, sobre todo para la vejiga, los intestinos y el útero. Piensa en él como si fuera una pequeña hamaca; si la hamaca es débil, los órganos no podrán apoyarse en ella como deberían. Tu suelo pélvico también trabaja con tus abdominales y con los músculos de la espalda para sostener y estabilizar tu columna vertebral, lo que ayuda a tener una mejor postura, a reducir el dolor y a prevenir las lesiones. ¡Tu torso no sería el mismo sin una base fortalecida!

3.Previenen y evitan la incontinencia.

Aunque no tengas ahora pérdidas de orina, 1 de cada 3 mujeres las sufren en algún momento de sus vidas, es decir, ¡un 33% de todas las mujeres! (Sabemos que son un porcentaje importante. Pregunta a tu madre, tu abuela, tus hermanas y amigas. Te sorprenderás por el número de mujeres que conoces que han tenido pequeñas pérdidas). Tu suelo pélvico te ayuda a controlar la orina y los movimientos intestinales intensificando y soltando los músculos que te permiten ir al cuarto de baño. Muchas mujeres sufren innecesariamente pérdidas cuando se ríen o tosen, simplemente porque su suelo pélvico no está tan fortalecido como debería. Así que ayuda a que tu suelo pélvico mejore fortaleciendo esos músculos para que a su vez ayuden a reducir o evitar pérdidas.

4.Preparan para el embarazo y ayudan a recuperarse tras él.

El embarazo puede ser un momento maravilloso en la vida de una mujer, pero también puede ser duro para tu suelo pélvico. El aumento de peso puede debilitar y estirar tus músculos, sobre todo si tienes un parto natural vaginal y utilizas tu suelo pélvico para traer a alguien al mundo. Prepara tu cuerpo para el embarazo haciendo ejercicios de Kegel ahora, incluso si no estás planeando tener un hijo a corto plazo. Al asegurarte de tener el suelo pélvico en plena forma antes del embarazo previenes la incontinencia durante este y tras él, reduciendo la segunda etapa del trabajo de parto (la fase en la cual no paras de empujar) y evitas otras complicaciones durante el parto, como desgarros y episiotomías. Si ya has dado a luz, realizar los ejercicios de Kegel puede ayudar a tu cuerpo a recuperarse, a tonificar tus músculos, a reducir las pérdidas de orina y, ¿por qué no? verte como una mamá más seductora.

5.Preparan para la menopausia o alivian los síntomas de la menopausia.

Al igual que las mujeres que se encuentran cerca de la menopausia, a menudo experimentamos una variedad de síntomas relacionados con los niveles de estrógenos que oscilan, ya sean sofocos, sequedad vaginal o disminución del impulso sexual. Pero los estrógenos reducidos también pueden producir que los músculos de tu suelo pélvico se vuelvan débiles, así que tener un suelo pélvico fuerte en todas las etapas de tu vida es una prioridad esencial. Además, ejercitar dichos músculos también incrementa el flujo sanguíneo en el área pélvica, que a su vez aumenta la humedad vaginal y mejora el deseo sexual. Los ejercicios de Kegel ayudan a cuidarte frente a dichos síntomas para que puedas centrarte en disfrutar de esta nueva fase de la vida.

Independientemente de la etapa de la vida en la que te encuentres, no hay nada negativo en empezar a realizar tus ejercicios de Kegel en cualquier momento.

¿Cuál es la pega? Que tienes que hacer los ejercicios correctamente. Muchas mujeres creen que lo único que tienes que hacer es “apretar y soltar” y mientras, piensan que con eso ya basta, cuando se trata de algo más que eso. Necesitas asegurarte de que estás ejercitando los músculos apropiados y que realizas un ejercicio precisamente para unas necesidades específicas. Un ejercitador inteligente de ejercicios de Kegel te guiará de manera rutinaria para que te asegures de realizar cada ejercicio lo mejor posible. El ejercitador mide automáticamente la fuerza de tu suelo pélvico y elige el ejercicio perfecto para tu nivel; incluso te guía durante cada sesión para que consigas resultados más rápidos y mejores. ¡Es como un entrenador personal para tu suelo pélvico!

KegelSmart - La rutina más fácil de ejercicios de Kegel

Por favor ten en cuenta que los consejos ofrecidos por Intimina pueden no ser apropiados para tu caso en particular. Consulta siempre con tu médico si tienes preocupaciones específicas relacionadas con tu salud.

Leave a Reply

Your email address will not be published.