¿Con quién puedes hablar sobre tu sexualidad?

Menstruación | | Brenda B. Lennox

Si eres lectora de Intimina, ¡gracias y felicidades! Eso significa que confías en nosotras, te preocupa tu sexualidad y has estado dando algunos pasos importantes para estar más informada sobre todo lo relacionada con ella. Cuanto más sepas, mejor vivirás tu vida. El conocimiento es poder. No lo olvides nunca.

Pero por mucho que nuestro blog sea (por lo menos lo intentamos) un gran recurso para personas como tú, Internet no puede cubrir todo lo que necesitas saber sobre tu sexualidad. Cada persona es un mundo y puede que a veces quieras hablar sobre el tema y no sepas con quién hacerlo. No estás sola, hay personas con las que puedes hablar sobre tu regla, emociones, sexo o… ¡cualquier cosa!

A lo mejor te da vergüenza, pero no tienes por qué sentirte así. Debes entender que la sexualidad es parte de la esencia del ser humano y que es muy importante tener a alguien con quien poder hablar sobre tu salud sexual e íntima con naturalidad.

¿Con quién puedes hacerlo? 

Un padre o algún familiar con el que tengas confianza

A veces, la sexualidad y todo lo que significa (regla, ITS, sexo, emociones, orientación sexual…) puede quedarnos grande. Si puedes contar con tu padre o con tu madre para hablar con confianza, ¡eso es genial! Cada vez hay más padres que están comprendiendo lo importante que es hablar con sus hijos sobre la salud sexual. 

Por desgracia, no todo el mundo tiene ese apoyo de los padres. Bueno, no pasa nada. Puedes compartir tus dudas e inquietudes sexuales con otros familiares adultos con los que tengas confianza, como tu tía, tu primo o tu hermana mayor.

De todos modos, ten en cuenta que la opinión de los adultos puede no ser la correcta, hay muchos tópicos que se repiten de generación en  generación, así que recuerda comprobar la información con fuentes serias y fiables. 

Tu médico

Si estás preocupada porque crees que algo va muy mal en tu salud, debes consultar a tu médico de cabecera. Si es el que te ha atendido desde que eras pequeña puede que te dé vergüenza al principio hablarle sobre sexo o menstruación. No tiene por qué, precisamente porque conoce muy bien tu historial médico es el más indicado para saber si lo que te pasa es normal o no.

Además, los médicos son profesionales que han escuchado de todo a lo largo de sus carreras, así que es muy difícil que tu pregunta sobre la pubertad o el sexo le sorprenda. Y, desde luego, no te juzgará.

Si te preocupa que tu médico le diga a tus padres lo que le has contado, investiga antes cuáles son las leyes en tu país sobre la confidencialidad médico/paciente. Dependiendo de la edad que tengas y de lo que le estés pidiendo, puede estar obligado a decírselo a tus padres.

Organizaciones públicas y privadas

Hay recursos públicos para jóvenes y adolescentes, algunos en Internet (como webs del Gobierno de cada país, Estados, Comunidades Autónomas, etc.) y otros físicos, como los centros juveniles. Si vives en España, puedes recurrir a esta página del Gobierno, en ella encontrarás enlaces a los organismos de cada Comunidad Autónoma y otros enlaces importantes. 

También te resultará muy útil la web oficial de CJAS (Centros Jóvenes de Anticoncepción y Sexualidad), en la que encontrarás información sobre todo lo relacionado con la sexualidad para adolescentes y podrás hacer preguntas urgentes por teléfono y correo electrónico con absoluta confidencialidad (quedará entre ellos y tú); además, cuentan con centros en toda España a los que podrás ir en persona.

Si vives en otro país, debes saber que CJAS pertenece a la Federación de Planificación Familiar Estatal (FPFE), una organización no gubernamental que promueve el derecho de todos los hombres y todas las mujeres a decidir sobre su sexualidad y procreación. A su vez, la FPFE es miembro de la Federación Internacional de Planificación Familiar (IPPF), una red que hermana asociaciones similares en más de 180 países del mundo, por lo que es posible que si les escribes te informen sobre cómo contactar con la que se encuentra en tu país.

También existen muchas organizaciones que se preocupan de temas concretos como la violencia de género, los abusos sexuales o los derechos LGTBI. Busca información en Internet relativa a lo que te preocupe y te aparecerá información sobre los recursos en donde vivas. Por ejemplo, poniendo en el buscador palabras como «asociaciones jóvenes LGTB España».

Por favor, busca con cabeza y ten mucho mucho MUCHO cuidado con lo que encuentras. Debes estar segura de que son páginas serias; si tienes alguna duda, busca en Google con la palabra «opiniones», te aparecerán las que haya sobre ella.

Colegio o Instituto

Es posible que tengas acceso a servicios de salud que incluyen bienestar sexual y problemas de salud mental, a través de tu escuela secundaria, colegio o instituto. A lo mejor no pueden brindarte un tratamiento, pero sí asesorarte sobre a dónde puedes ir. De todos modos, infórmate sobre las normas de tu colegio o instituto sobre la confidencialidad, si eres menor de edad, a lo mejor están obligados a informar a tus padres. 

Tus amigos

¿Dónde estaríamos sin nuestros mejores amigos? Son los mejores. Puedes compartir con ellos tus dudas, inquietudes, alegrías, tristezas… y desahogarte sobre cualquier tema que te esté atormentando. En persona y a solas, claro, ya sabes que las redes sociales nunca son privadas del todo y la información vuela.

Los amigos muy cercanos y de confianza también pueden ser un salvavidas importante cuando las cosas se ponen difíciles en casa. O cuando un nuevo novio o novia está tratando de convencerte de que no necesitas amigos o te trata de cualquier manera tóxica. Ser un buen amigo y aferrarse a buenos amigos puede ser difícil a veces cuando eres adolescente, pero vale la pena. 

Ahora bien, cuando se trata de los consejos que la amiga del novio de la prima de una compañera del instituto tiene sobre el embarazo o el sexo… puuuuuffff… Y ni te cuento sobre lo que he llegado a leer en las redes sociales. Que la marcha atrás funciona, que un tampón te quita la virginidad, que lo normal es estar delgada, que si no tienes sexo eres una estrecha… Hay muchos mitos y topicazos sobre nuestros cuerpos. ¡Comprueba siempre la información en una fuente seria y fiable!

___________

* Artículo original de Lane Baumeister

Traducido al español por:

1 thought on “¿Con quién puedes hablar sobre tu sexualidad?

Leave a Reply

Your email address will not be published.