Ejercicios de Kegel: ¿cuanto antes mejor?

Kegels (pronunciado “queguel”) estos magníficos ejercicios creados por el Doctor Arnold Kegel que consisten en  contraer los músculos del suelo pélvico hacia arriba y hacia adentro, que pueden fortalecer y tonificar tu musculatura pélvica. Sus beneficios van desde mejorar tu vida sexual hasta prevenir la incontinencia, y son cruciales para aquellas mujeres que están planeando tener hijos. Pero la pregunta es ¿son ejercicios de Kegel exclusivos para mujeres mayores? Nuestra respuesta es un rotundo NO.

¿Cuándo deberías empezar a hacer ejercicios de Kegel?

Básicamente cuanto antes empieces, más pronto sentirás sus beneficios. Los ejercicios de Kegel, practicados de manera regular, son especialmente beneficiosos para ciertos grupos, como ese 50% de mujeres que experimentan fugas de orina. Pero incluso si no se sufre de incontinencia, no has tenido un bebé y no piensas tenerlo, es importante que te familiarices con la sensación del ejercicio. Los ejercicios de Kegel son una valiosa herramienta preventiva que debes guardarte en el bolsillo (el delantero, en este caso), para cuando los necesites.

Pero si no eres de las que le gusta pensar a largo plazo, quizás sus sorprendentes beneficios para la vida sexual sean razón suficiente para darles una oportunidad. ¿Sigues pensando que eres demasiado joven para tener un suelo pélvico fuerte y saludable? Seguro que no…

¿Es verdad que los ejercicios de Kegel pueden mejorar mi vida sexual?

¡Desde luego! Los ejercicios de Kegel son bien conocidos por su capacidad de mejorar la satisfacción sexual. ¿Sabes qué causa esos espasmos placenteros en tu vagina durante el orgasmo? ¡los músculos de tu suelo pélvico contrayéndose! Si dedicas un tiempo a hacer ejercicios de Kegel de manera regular estarás entrenando para aumentar la fuerza de tus orgasmos. Incluso si eres una esas 8 de cada 10 mujeres 8/10 que no siempre llega al orgasmo con relaciones sexuales vaginales, unos músculos del suelo pélvico fuertes y receptivos mejorarán tu sensación sexual en general.

Es más, tener unos músculos del suelo pélvico fuertes puede ser beneficioso para los hombres también. Sí, ¡los ejercicios de Kegel para hombres existen! Así que ya sabéis, si queréis que vuestras relaciones íntimas se salgan de las gráficas ¡a practicar ejercicios de Kegel se ha dicho!

Vale y ¿cómo se hacen los ejercicios de Kegel?

Aunque los ejercicios de Kegel consisten en la simple contracción de los músculos del suelo pélvico, el 50% de de las mujeres no saben cómo hacerlos correctamente. Si no estás segura de saber qué músculos tienes que mover, trata de detener el flujo de orina la próxima vez que vayas al baño ¡ahí los tienes! los músculos del suelo pélvico son los que te permiten hacerlo.

Un ejercitador con peso te ayudará a que te concentres en hacer los movimientos correctos y garantizar que lleves a cabo la rutina adecuadamente. Ejercitadores como Laselle proporcionan la cantidad justa de resistencia para mejorar la fuerza de tu suelo pélvico y asegurarte de que estés realizando la técnica correcta de levantar hacia arriba. De esta manera pondrás tu suelo pélvico en forma en poco tiempo.

¡Voilá! Si estabas preocupada por ser “demasiado joven” para practicar ejercicios de Kegel, esperamos haberte ayudado a aclarar tus dudas. Todo el mundo se merece tener unos músculos del suelo pélvico fuertes y sanos, así que la próxima vez que te sientas perezosa para ir al gimnasio, ¿qué tal suena poner los pies en alto, quedarte en casa y practicar Kegels en su lugar?

 

Por favor ten en cuenta que los consejos ofrecidos por Intimina pueden no ser apropiados para tu caso en particular. Consulta siempre con tu médico si tienes preocupaciones específicas relacionadas con tu salud.

About Clara De Santiago

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Subscribe to our newsletter
  • Recomended
    7 cosas que pasan al dejar la píldora anticonceptiva
    Trucos para evitar las fugas en tu copa menstrual
    ¿Cómo influye la cérvix a la hora de elegir la copa menstrual?
    Suscríbete a nuestra newsletter