¿Es posible quedarse embarazada con la regla?

Uno de los mitos más arraigados que rodean a la menstruación es el que afirma que es imposible un embarazo durante el periodo. Esta idea está tan arraigada en nuestra sociedad que, mientras me documentaba para escribir este artículo, encontré webs médicas que afirmaban de manera rotunda esta imposibilidad.

Por ello, muchas parejas mantienen relaciones sexuales sin protección cuando la mujer está menstruando arriesgándose no solo a un embarazo, sino también a contraer Enfermedades de Transmisión Sexual o ETS, como veremos a continuación.

Ciclo menstrual

El ciclo menstrual o ciclo sexual femenino es un proceso biológico que prepara mensualmente el sistema reproductor femenino (especialmente el útero y los ovarios) para un posible embarazo y para eliminar el endometrio (capa que recubre el útero por dentro) junto a sangre y al óvulo, si no se ha producido la fecundación. 

Aunque es único para cada mujer (largo o corto, regular o irregular, doloroso o indoloro, intenso en flujo o ligero…) se considera normal y saludable cuando entre una y otra menstruación transcurren entre 24 y 36 días y cuando la menstruación (regla, periodo o sangrado menstrual) dura entre tres y cinco días, aunque también sea considerado normal que dure entre dos y ocho.

En cuanto a la ovulación, momento de mayor fertilidad de la mujer (y, por lo tanto, en la que hay mayores probabilidades de quedarte embarazada), ocurre aproximadamente dos semanas antes de tu período o regla, justo a la mitad de un ciclo menstrual de veintiocho días. 

Aunque no es muy habitual, sí es probable que puedas quedarte embarazada cuando estás menstruando por los siguientes motivos: ciclo irregular, ciclo corto y confundir regla con al sangrado irregular.

Ciclo irregular

Como expliqué con detenimiento en el reportaje Etapas del ciclo menstrual en la vida de la mujer, los ciclos menstruales son únicos en cada mujer y además varían a lo largo de su vida por numerosos motivos: edad (las reglas son más irregulares en la adolescencia y en la fase premenopaúsica), efectos de algunos medicamentos y de métodos anticonceptivos, padecer alguna enfermedad, alteraciones hormonales, padecer el síndrome del ovario poliquístico o SOP, estrés, tabaquismo y trastornos alimenticios (obesidad, bulimia, anorexia), entre otros.

Estas variaciones en el ciclo menstrual pueden provocar que la ovulación se adelante y exista un óvulo maduro dispuesto a ser fecundado mientras se está eliminando a través de la menstruación un óvulo anterior no fecundado.

Ciclo menstrual corto

Aunque se considera que, generalmente, el ciclo menstrual dura 28 días entre menstruaciones, ya hemos visto que puede ser más corto. En estos casos en los que la duración es inferior a 25 días es probable que menstruación y ovulación coincidan y, por lo tanto, quedarse embarazada aun con la regla.

Por ejemplo: una mujer con un ciclo menstrual de 22 días menstrúa durante los siete u ocho primeros; considerando que los ovarios liberan un óvulo a mitad del ciclo menstrual (entre los días 12 y 15 en los casos más habituales), esta mujer ovularía entre los días 9 y 13. Considerando que los espermatozoides pueden permanecer con vida en el aparato reproductor femenino durante 3 o 4 días (otras fuentes lo elevan a 5 días), si hubiera mantenido relaciones sexuales sin protección en los últimos días de su regla, los espermatozoides podrían seguir vivos al principio de la ovulación y fecundar el óvulo.

Sangrado irregular preovulatorio

Puede que haya pequeños sangrados antes de bajar la regla y confundirlo con ella, especialmente si tu ciclo menstrual es irregular; en cuyo caso, el riesgo de quedarse embarazada es más alto, ya que esos sangrados suelen producirse en el momento en que hay mayor fertilidad, justo antes de la ovulación o durante ella, debido a la acción de las hormonas femeninas.

Por otro lado, está el «manchado», término con el que se designa cualquier sangrado que ocurra fuera de tu período regular. Las causas pueden ser el uso de anticonceptivos, infecciones, embarazo, pólipos, endometriosis, cambios cancerosos y miomas, entre otros. Los más comunes son los miomas, crecimientos benignos anormales de tejido muscular que se forman en o sobre las paredes del útero, pues se calcula que 3 de cada 4 mujeres pueden padecerlos en algún momento de su vida, especialmente en la etapa reproductiva. Aunque son benignos, además de provocar manchados, causan dolor pélvico que en algunos casos puede ser severo.

Pues bien, si tu regla es irregular y sufres un «manchado», puedes confundirlo con la menstruación y quedarte embarazada si mantienes relaciones sexuales sin protección, especialmente si es el preovulatorio. Para saber diferenciarlo, fíjate en su color, consistencia y duración, pues suele ser rosado, poco abundante y durar menos de 48 horas. Si no tiene estas características, por favor, acude al médico para que determine su causa y te prescriba un tratamiento para evitar que se agrave.

Infecciones y menstruación

Cuando se mantienen relaciones sexuales con penetración mientras se está menstruando es necesario utilizar un preservativo no solo para evitar un embarazo, también para evitar la transmisión de infecciones, ya que la regla aumenta la posibilidad de contagio tanto para la mujer menstruante como para su pareja. 

En cuanto a otras prácticas sexuales como el sexo oral, el beso negro y el tribadismo, es recomendable que, directamente, las evites cuando estás menstruando, pues las barreras no contienen todo el flujo menstrual (especialmente cuando es copioso).

Enfermedades de Transmisión Sexual

Durante la menstruación, aumentan las posibilidades de contraer una enfermedad de transmisión sexual como la sífilis, la gonorrea o el SIDA. Según declaró Eduardo García, ginecólogo del Instituto de Medicina EGR, al medio La Razón: «Durante la regla, el útero está perdiendo mucosa y tiene una especie de herida dentro, con lo cual la posibilidad de infectarse es un poco más elevada»; por lo que aconsejó que «las relaciones durante el periodo se tengan con preservativo».

Infecciones bacterianas

Una mujer es más propensa a desarrollar infecciones bacterianas como la candidiasis o vaginitis por hongos y bacterias porque el pH de la vagina durante la menstruación es menos ácido. Si además es verano, el riesgo de sufrir una bajada de las defensas de la vagina y contraer una infección vaginal aumenta exponencialmente (salvo que uses copas menstruales de materiales hipoalergénicos) porque las compresas y los tampones dificultan que el calor y la humedad de la zona se liberen, a lo que se suman otras prácticas poco saludables como estar demasiado tiempo con el bañador mojado.

Enfermedad inflamatoria pélvica

Según el sexólogo Jordi Pons, tener sexo durante la menstruación incrementa el riesgo de padecer la enfermedad inflamatoria pélvica, una infección grave de los órganos reproductores femeninos (útero, trompas de Falopio u ovarios) que aparece cuando ciertas ETS (generalmente la clamidia y la gonorrea) y otras infecciones bacterianas (como la vaginitis), que no han sido tratadas por un especialista, se extienden por el aparato reproductor afectando a otras partes del cuerpo, pudiendo causar dolor crónico y otros problemas de salud graves, como la infertilidad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

  • SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER Y RECIBE UN 20% DE DESCUENTO

  • Recomendado
    Black Friday: Copas Menstruales y Ejercitadores Pélvicos a precios irresistibles
    7 cosas que pasan al dejar la píldora anticonceptiva
    Trucos para evitar las fugas en tu copa menstrual
  • SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER Y RECIBE UN 20% DE DESCUENTO