Todo lo que necesitas saber sobre la menopausia

Menopausia | | Clara De Santiago

La menopausia es la etapa que marca el final de la fertilidad en la mujer. Aunque es un proceso natural de la feminidad, los cambios físicos y hormonales que se dan durante esta fase pueden ser un desafío para algunas de nosotras. Por eso y para llevarlo de la mejor manera posible, es importante saber lo que hay detrás de cada cambio, qué esperar de la menopausia y entender lo que está sucediendo dentro de tu cuerpo.

La palabra “menopausia” está compuesta de dos partes: “meno” que indica menstruación y la palabra “pausa”, y se considera que se ha alcanzado cuando tu menstruación se ha ausentado por más de un año. La edad promedio de la menopausia es de 51 años, sin embargo, puede sucederle a algunas mujeres antes o después.

El papel de los ovarios

Los ovarios son un par de órganos que se encuentran en la pelvis, uno a cada lado del útero. Cada ovario tiene aproximadamente el tamaño y la forma de una almendra. Las mujeres nacen con una gran cantidad de óvulos que se almacenan en los ovarios y que son liberados por éstos cada mes para ser fecundados.

Los ovarios también producen las hormonas estrógeno y progesterona, que son esenciales para la regulación de la menstruación y la ovulación:

> Estrógeno: es el responsable de nuestra apariencia femenina (senos, axilas o vello púbico, etc.). Ayuda a mantener la elasticidad de la piel y el tono muscular.

> Progesterona: prepara tu cuerpo para el embarazo y la lactancia.

En la menopausia, los ovarios dejan de liberar óvulos, resultando en la incapacidad de tener hijos. Además, al reducirse significativamente los niveles de las hormonas estrógeno y progesterona, se producen una serie de cambios físicos entu cuerpo

Las fases de la menopausia

> Premenopausia / Perimenopausia: también conocida como transición a la menopausia, esta es la etapa que comienza varios años antes de la menopausia, cuando los ovarios comienzan a producir menos estrógeno gradualmente. La perimenopausia suele aparecer alrededor de los 40 años, pero se puede dar antes. El síntoma más común en esta etapa es la irregularidad menstrual. Algunas mujeres también comienzan a experimentar síntomas parecidos a la menopausia, como sofocos, insomnio, sequedad vaginal y cambios de humor. Esta fase puede durar entre dos y ocho años. 

Menopausia: se considera que se ha llegado a esta etapa cuando el periodo se ha ausentado más de un año. En este punto, los ovarios han dejado de liberar óvulos y de producir la mayoría de los estrógenos. La menopausia también puede producirse mediante cirugía, como la histerectomía; o daño a los ovarios, como el causado por la quimioterapia.

> Postmenopausia: en los años posteriores a la menopausia tu cuerpo ya ha experimentado los cambios físicos y hormonales provocados por esta fase y se está ajustando a tu nuevo yo. En la postmenopausia, la intensidad de algunos de los molestos síntomas de la menopausia, como los sofocos y los cambios de humor, disminuyen gradualmente.

Principales síntomas de la menopausia

> Períodos irregulares: en la perimenopausia, comenzarás a notar que tus periodos se vuelven cada vez más irregulares. Tu ciclo menstrual puede ser más largo o más corto, y con el tiempo detenerse por completo, lo que significa que has alcanzado la menopausia.

> Sofocos: este es, probablemente, el síntoma más común de todos. Se trata de una sensación repentina de calor que se extiende por la parte superior del cuerpo y a veces se acompaña de sudoración. Causados ​​por los niveles de estrógeno fluctuantes, vienen de repente pero por lo general de noche, y dura de varios segundos a minutos. Para tenerlos bajo control, no te pierdas nuestro artículo de consejos para aliviar los sofocos en la menopausia.

> Insomnio: esto generalmente afecta a las mujeres durante la perimenopausia, y puede deberse a muchas razones, desde cambios hormonales a cambios en el estilo de vida. Las fluctuaciones en los niveles de progesterona, conocida como la hormona promotora del sueño, y los niveles bajos de estrógeno pueden hacerte más sensible a factores ambientales o distracciones que pueden interrumpir el sueño.

> Cambios emocionales: los altibajos hormonales, y el estrés que causan estas fluctuaciones y en las hormonas y en tu cuerpo pueden provocar cambios bruscos de humor e incluso llevar a la depresión. De hecho, alrededor del 20% de las mujeres experimentarán depresión durante la menopausia y en muchos casos se han relacionado con la pérdida de estrógeno.

> Dolores articulares y musculares: esto podría deberse a una combinación de los procesos naturales del envejecimiento con unos niveles reducidos de estrógeno en el cuerpo. Se sabe que el estrógeno tiene efectos antiinflamatorios, por lo que unos niveles bajos de esta hormona durante la menopausia reducen la capacidad de tu cuerpo para absorber el dolor, incrementando la sensación de dolor en las articulaciones de algunas mujeres.

> Sequedad vaginal: 1 de cada 3 mujeres experimentará sequedad vaginal durante la menopausia. La caída en los niveles de estrógeno vuelven las paredes vaginales más delgadas y menos elásticas, además de perder su lubricación natural. Se recomienda utilizar un producto hidratante íntimo como solución inmediata, ya que puede ser el remedio más rápido y directo para reponer la humedad en la vagina, aliviar la sequedad vaginal y facilitando las actividades íntimas.

> Incontinencia urinaria: como el estrógeno también juega un papel importante en el mantenimiento del tono muscular, los niveles reducidos de esta hormona durante la menopausia pueden provocar el debilitamiento de los músculos pélvicos responsables del control de la vejiga.

Hoy en día, nuestra creciente comprensión de la menopausia y la mayor disponibilidad de tratamientos médicos y holísticos hace que el manejo de muchos de estos síntomas sea relativamente fácil y efectivo. Los ejercicios de Kegel son una forma ideal de fortalecer sus músculos pélvicos durante la menopausia. Recuerda consultar siempre a tu médico antes de comenzar cualquier tratamiento o si tiene alguna pregunta o inquietud respecto a tus síntomas.

Confirmando la menopausia

No olvides que tu médico está a tu disposición para ayudarte en el tránsito durante tu menopausia, respondiendo con certeza a la pregunta: “¿estoy realmente pasando por la menopausia?”. Pero ante la duda, existen dos pruebas sencillas que pueden confirmarlo con precisión y determinar en qué etapa de la menopausia estás:

> Una prueba de sangre ayudará a determinar los niveles de la hormona estimulante del folículo (FSH). La FSH es una hormona clave involucrada en tu sistema reproductivo. Un nivel anormalmente alto de FSH en tu sangre es un signo de que está pasando por la menopausia.

> Una prueba de Papanicolaou se usa para detectar irregularidades en la pared vaginal. Tu ginecólogo realizará esta prueba para verificar la atrofia vaginal o adelgazamiento de la pared vaginal. Con la menopausia, las células que recubren la vagina también contendrán menos estrógeno de lo normal.

Y recuerda, no estás sola

La menopausia quizás no sea una etapa fácil, pero es un proceso natural. Cada mujer es única y pasa por la menopausia de una manera diferente. Recuerda que no estás sola en esto y rodéate de un buen grupo de apoyo, quizás sea la mejor manera de manejar algunos de los síntomas más molestos ¡Un ser querido que entiende, o amistades que estén pasando por la misma fase, es genial para compartir y compartir experiencias! Con esto y teniendo una mayor comprensión de lo que ocurre alrededor de ella, la menopausia puede ser mucho más manejable.

 

Por favor ten en cuenta que los consejos ofrecidos por Intimina pueden no ser apropiados para tu caso en particular. Consulta siempre con tu médico si tienes preocupaciones específicas relacionadas con tu salud.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *