¿Peri-qué? – Te explicamos la perimenopausia

Menopausia | | Clara De Santiago

Para muchas mujeres la palabra menopausia puede sonar muy fuerte y evocar sentimientos de ansiedad y confusión, porque la mayoría de nosotras no habla de ella abiertamente o con la suficiente frecuencia. Y para aumentar aún más la incertidumbre, la gente y los medios han empezado a hablar de la “perimenopausia”: ¿qué es eso? No te preocupes, no es tan complicado ni aterrador como parece. Conoce a continuación los conceptos básicos sobre la perimenopausia para ayudar a prepararte para la próxima etapa de tu vida.

Se dice que has entrado oficialmente en la menopausia cuando has pasado un año completo sin el periodo. La perimenopausia o premenopausia es la fase anterior a ésta, en la cual tu cuerpo comienza a dejar de producir estrógeno de manera gradual. Durante la perimenopausia tu periodo puede faltar a veces o ser errático, pero solo se considera estar en la menopausia una vez tu periodo se ha detenido por completo durante 12 meses. La perimenopausia es el momento en el que comiences a sentir los efectos secundarios comúnmente asociados con la menopausia.

Síntomas de la perimenopausia

A medida que tu cuerpo se adapta a los niveles de estrógeno fluctuantes, puede experimentar algunos de estos síntomas temporales:

  • Cambios de humor, irritabilidad, depresión y otros estados emocionales similares a los experimentados durante el síndrome premenstrual (PMS).
  • Sofocos o sudores nocturnos. Durante un sofocos, puede sentir una sensación repentina de calor en la parte superior del cuerpo que puede estar acompañada de una erupción o enrojecimiento de la piel.
  • Problemas de sueño y fatiga, generalmente asociados con sofocos o sudores nocturnos, pero también pueden deberse a un aumento del estrés.
  • Disminuir el impulso sexual o la libido debido a niveles fluctuantes de estrógeno y disminución del flujo sanguíneo a la vagina.
  • Sensibilidad en los senos, muy similar a lo que pueda haber experimentado antes de su período o durante el embarazo.
  • El aumento de peso y los antojos de comida también pueden ser un efecto de un nivel más bajo de estrógeno.

Durante la perimenopausia también puedes comenzar a experimentar problemas vaginales y de la vejiga. Los niveles más bajos de estrógeno hacen que los tejidos del tracto urinario y vaginal pierdan tono y humedad, lo que puede causar sequedad e incomodidad durante las relaciones sexuales y puede hacerlo más propenso a fugas en la vejiga. Lamentablemente, estos cambios no son temporales.

La mayoría de las mujeres empiezan la perimenopausia a los 40 años, pero algunas mujeres comienzan ya a mediados de los 30. La duración promedio de la perimenopausia es de cuatro años, pero algunas mujeres experimentan estos síntomas por tan solo unos pocos meses mientras que otras las sienten por 10 años.

La buena noticia es que una vez hayas alcanzado la menopausia por completo, muchos de estos síntomas desaparecerán a medida que se estabilice sus niveles hormonales. También hay una variedad de formas en que se puede reducir los síntomas y minimizar la incomodidad durante la perimenopausia.

Cómo controlar los síntomas de la perimenopausia

Dependiendo de la gravedad de tus síntomas, tu médico podría recomendarte la terapia de reemplazo hormonal con estrógenos, pero también hay varios cambios en tu estilo de vida que puedes hacer para aliviar los síntomas y preparar tu cuerpo para la menopausia.

Llevar una dieta sana y rica en nutrientes y hacer ejercicio mantendrán tu peso bajo control, te ayudará a dormir, mejorará tu estado de ánimo, e incluso podría reducir los sofocos. Participa en actividades que te ayuden a lidiar con el estrés, como el yoga, la meditación o dar largos paseos con alguien. Esto aliviará los síntomas y te dará una mayor sensación de control. También hay vitaminas, suplementos naturales y productos sin receta, como humectantes íntimos para la sequedad vaginal que pueden ayudarte en síntomas específicos.

Ejercita tu suelo pélvico

Los ejercicios de Kegel son un ejercicio esencial para todas las mujeres a cualquier edad, pero muy útiles cuando la menopausia está cerca. Éstos fortalecerán tu suelo pélvico e incrementarán la circulación de la sangre en el área pélvica, lo que te ayudará enormemente con la incontinencia urinaria y la incomodidad durante las relaciones sexuales. Un ejercitador Kegel inteligente como KegelSmart puede ayudarte a integrar fácilmente los ejercicios de Kegel en tu rutina diaria. Este ejercitador elige automáticamente la rutina y te guía a través de cada sesión. Todo lo que tienes que hacer es reservar 5 minutos cada día para tus ejercicios de Kegel.

KegelSmart - La rutina más fácil de ejercicios de Kegel

Al igual que con cualquier cosa relacionada con la salud, cada mujer experimentará la perimenopausia de forma diferente. Habla con tu médico acerca de tus síntomas para que pueda darte el asesoramiento adecuado para ti.

Aunque la perimenopausia puede ser un desafío, es importante recordar que no estás sola. Buscar el apoyo en tu familia y amigas que estén también pasando por este momento de transición o unirte a grupos de apoyo en línea harán más fácil hacerle frente. Mantente informada y positiva, porque que puedes afrontar esta y cualquier otra dificultad ¡super-woman!

 

Por favor ten en cuenta que los consejos ofrecidos por Intimina pueden no ser apropiados para tu caso en particular. Consulta siempre con tu médico si tienes preocupaciones específicas relacionadas con tu salud.

Leave a Reply

Your email address will not be published.