¿Es mi flujo vaginal normal?

El flujo vaginal es una secreción vaginal que, tristemente, tiene mala reputación por hacer que nuestra preciosa ropa interior limpia que nos acabamos de poner recién salidas de la ducha dejen de lucir como nuevas. Pero esta secreción es la prueba de que tu vagina y tu anatomía íntima están funcionando correctamente. Pero el tema es, ¿cómo saber si el flujo vaginal es “normal”, y cómo se puede saber cuando algo no va bien ahí abajo? Te lo contamos a continuación.

¿Por qué tengo flujo vaginal?

De la misma manera que las lágrimas limpian el polvo de tus ojos, tu vagina expulsa el flujo para mantenerse limpia. Un flujo saludable contiene, generalmente, células de la piel desechadas, bacterias, mucosidad y fluidos producidos por la vagina y el cuello uterino. Estas secreciones pueden ser un poco molestas, pero es señal de que tu vagina se está limpiando. ¡Mejor fuera que dentro!

Secreciones saludables

La consistencia del flujo varía de persona a otra, pero suele ser blanca o clara y casi inodora. El color y la textura pueden variar dependiendo de la fase de tu ciclo menstrual, sobre todo alrededor de la fase de la ovulación. Puedes experimentar desde un flujo de color blanco y espeso, a nada en absoluto. Sólo recuerda que cada cuerpo es diferente, y no hay reglas estrictas fijadas en la piedra.

Lo que es realmente importante, es saber lo que es normal para ti y que investigues más a fondo o consultes con un médico en el momento que notes un cambio en el olor, color, consistencia o cantidad de flujo que segregas. Si este cambio viene además acompañado de dolor, picor u otras reacciones fuera de lo normal, con más razón. La vagina es el hogar de una flora de bacterias buenas que mantienen el pH de tu vagina a un nivel constante, pero a veces los microorganismos pueden entrar en la vagina y perturbar este ecosistema saludable, permitiendo el desarrollo de infecciones.

¿Qué está tratando de decirte tu vagina?

Nuestros cuerpos mantienen un delicado equilibrio natural que a veces se puede ver alterado. Si tu flujo no es el de siempre, puede ser debido a alguno de estos factores:

1. Estás ovulando: las mujeres suelen ovular una vez durante cada ciclo menstrual, por lo general alrededor del día 14. A medida que el día de la ovulación se acerca, los niveles de estrógeno aumentan y tu líquido vaginal cambiará para dar la bienvenida a los espermatozoides, volviéndose por lo general más claro y elástico, como la clara de huevo, mientras que al final del ciclo tiende a ser más espeso y blanco.

2. Estás deshidratada: si te sientes deshidratada y con la piel seca, la posibilidad de que ahí abajo ande igual es muy alta. La próxima vez que notes tu flujo un poco seco, bebe, ¡bebe mucho!

3. Has tenido sexo: ten en cuenta que este es el factor que más fácilmente puede alterar tu flora vaginal. Si estás teniendo relaciones sexuales con un hombre sin protección, debes de saber que el semen es ligeramente alcalino, mientras que el pH vaginas es ligeramente ácido. Esta combinación puede desestabilizar la armonía  de tu vagina.

4. Estás estresada: tan solo en los últimos años los científicos han descubierto el daño que puede infligir el estrés en el cuerpo. Si estás pasando por un momento duro, hay una alta posibilidad de que se refleje en tu anatomía íntima. La química del estrés pueden sobreestimular tu útero, cérvix y ovarios.

5. Estás tomando medicación: algunos medicamentos sin prescripción pueden afectar a tu cuerpo más de lo que crees. La próxima vez que veas un flujo que te haga sentir más sucia que fresca, echa un vistazo a los efectos secundarios de los medicamentos que estés tomando. Los antibióticos, en concreto, son conocidos por eliminar tanto las bacterias malas como las en todo el cuerpo, incluyendo la vagina.

6. Necesitas cambiar tu dieta: el alcohol, la cafeína, el azúcar y otros irritantes son conocidos por trastornar el sistema digestivo, pero también pueden alterar tu flora vaginal. Si tu ropa interior tiene un pinta rara, cambia tu dieta y considera reducir la cantidad de esos antojos poco saludables. Tu vagina te agradecerá.

7. Estás usando productos perfumados: algunos de los ingredientes en el jabón perfumado son fatales con tu pH y pueden incluso irritar el fino tejido de tu vagina. Usa productos con pH equilibrado, limpiadores sin perfumes y lava solo el exterior de tus partes íntimas o lo que es lo mismo, la vulva (no la vagina). ¡Ah! Y no uses nunca, nunca duchas vaginales.

8. Tienes una infección: a veces la razón por la que su vagina no está del todo bien es más difícil de diagnosticar. Los siguientes síntomas son señales de que es hora de pedir cita a tu doctor. Si notas cambios, no saltes a conclusiones, pero ten en cuenta estos síntomas y consulta con tu médico si tienes alguna preocupación.

  • Infección por levaduras: esta desagradable dolencia es tan común que afectará a 3/4 de las mujeres en algún momento de sus vidas. Los síntomas incluyen un flujo de la textura del requesón y un olor a levadura. Esta infección es muy similar a otras infecciones, por lo que no sólo vayas a la farmacia y asegúrate de consultar con tu médico para garantizar que estás recibiendo el tratamiento adecuado.
  • Vaginosis bacteriana. Los síntomas incluyen un líquido blanco o gris, ligero o acuoso, a menudo acompañado de un olor a pescado. Los síntomas de BV son extremadamente similares a las infecciones por levaduras, por lo que vale la pena visitar a tu médico para asegurarte de que estás recibiendo el tratamiento correcto.
  • Enfermedad de transmisión sexual o ETS. Otra razón común por la que tu vagina no está feliz es una ETS. La mayoría de ellas son fáciles de tratar, pero es mejor que te hagas las pruebas y lo diagnostique un médico. Cualquier dolor o sangrado es una señal de que algo está ocurriendo, así que juega con seguridad y busca las señales.

¡Siempre feliz y sana!

Si, puede ser un engorro a veces, pero el flujo es una parte crucial en la salud y función de la vagina. Así que, ¿nuestro principal consejo? Deja tu vagina tranquila, es increíblemente eficiente en cuanto a limpieza se refiere y no necesita mucha ayuda. Presta atención a tu descarga de flujo y observa si te está mandando señales. ¡Escucha (y mira) a tu vagina!

 

Por favor ten en cuenta que los consejos ofrecidos por Intimina pueden no ser apropiados para tu caso en particular. Consulta siempre con tu médico si tienes preocupaciones específicas relacionadas con tu salud.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

  • SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER Y RECIBE UN 20% DE DESCUENTO

  • Recomendado
    Black Friday: Copas Menstruales y Ejercitadores Pélvicos a precios irresistibles
    7 cosas que pasan al dejar la píldora anticonceptiva
    Trucos para evitar las fugas en tu copa menstrual
  • SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER Y RECIBE UN 20% DE DESCUENTO