Más allá de la vagina: anatomía interna femenina

Probablemente ya estés familiarizada con los conceptos básicos de tus partes femeninas (¡cómo olvidar esas clases de educación sexual del colegio!). El pecho, la vagina, el importantísimo clítoris… y un montón de cosas más. Pero, no es extraño que algunas mujeres (y hombres) pasen por alto algunos detalles de lo que está pasando “ahí abajo”.
Conocer tu cuerpo por dentro y por fuera, no sólo asegura que tu salud sea buena durante toda la vida, sino que además te ayuda a estar cómoda contigo misma y a estar orgullosa de él ¡porque es genial! Además de hacer bebés y mantenerlos después de que nazcan, puede tener múltiples orgasmos, ¡y no hay nada mejor que eso! Así que echa un vistazo a nuestro curso acelerado sobre tu interior. Si quieres saber más sobre tus partes íntimas externas echa un vistazo a este artículo: Conoce tu cuerpo: la vagina y la vulva

Al sur del ombligo

Vamos a empezar desde la parte superior:

Diagrama anatomía interna femenina

Útero: la matriz, la fábrica de bebés, el útero. Tiene muchos nombres, y una gran tarea: todo está relacionado con los bebés. El útero en realidad está compuesto de dos partes: el cuello del útero o cérvix, que es la base; y el cuerpo, la parte principal del mismo. Podrás leer más sobre él a continuación. Cada mes, el revestimiento del cuerpo del útero se engrosa para prepararse para el embarazo y, si no se produce el embarazo, es expulsado en forma de –sí, lo has adivinado– flujo menstrual.

Cérvix: esta parte se merece su propia sección porque es mucho más importante de lo que muchas personas consideran. El cérvix o cuello del útero es la parte inferior del útero, que conecta con la vagina. Tiene unos 4 cm de longitud, es lo que impide que las bacterias (y otras cosas) entren en el útero, y permite que el flujo menstrual salga de tu cuerpo. De hecho, puedes sentir el cuello del útero si insertas un dedo en la vagina: notarás algo así como la punta de la nariz.

Ovarios: si quieres ponerte técnica, son los verdaderos fabricantes de bebés. Los ovarios son las gónadas femeninas, y son responsables de la producción de hormonas y de los óvulos, que son de suma importancia. Son aproximadamente del tamaño de una almendra. Una mujer nace con todos los óvulos que tendrá en toda su vida: al nacer, hay aproximadamente 2 millones, pero en la pubertad permanecen alrededor de 300.000. Aproximadamente cada mes (más o menos cada 28 días), un óvulo madura en los ovarios y se libera, donde espera para ser fertilizado. Si no es fecundado, se expulsa del útero durante la menstruación.

Trompas de falopio: las trompas de falopio son dos tubos que miden aproximadamente 10-12 cm largo cada uno. Es aquí donde en general, un óvulo es fertilizado por el esperma y el medio por el que un óvulo fertilizado llega hasta el útero.

Vagina: muchas personas (tanto hombres como mujeres) piensan que el término “vagina” se refiere a todas tus partes bajas. ¡Pues no es así! La vagina es el tubo muscular y elástico que conecta el útero con el exterior de tu cuerpo, que lleva el flujo menstrual o un bebé al mundo exterior. La vagina media mide de 5 a 7 centímetros de ancho y 5 a 8 centímetros de largo y, debido a su elasticidad, puede llegar a expandirse hasta un 200% su tamaño para dar cabida a un pene, tampón, copa menstrual o bebé. También es ligeramente ácida para que proliferen bacterias saludables. Si quieres saber más sobre el pH vaginal y cómo mantenerlo equilibrado haz clic aquí.

Himen: no podemos hablar de la vagina sin hablar del himen, también conocido como corona vaginal. El himen es una pequeña membrana que cubre o rodea la abertura de la vagina parcialmente. La mayoría de hímenes tienen la forma de una media luna, pero en realidad hay varias formas y tamaños diferentes. Y no, el himen no se “rompe” la primera vez que tienes relaciones sexuales. Ya tenía un agujero (o dos) para permitir el vertido del flujo menstrual para que salga de tu cuerpo.

Vejiga (uretra): es probable que ya sepas que la vejiga es donde va la orina antes de que sea expulsada del cuerpo. Cuando está vacía, al igual que el útero, tiene aproximadamente el tamaño y la forma de una pera. Y vamos a dejar una cosa clara, señoras (¡y caballeros!): las mujeres no hacen pis a través de la vagina. La orina sale del cuerpo a través de la uretra, que se extiende desde la vejiga hacia una abertura justo debajo del clítoris.

Y un extra: el suelo pélvico

Es probable que no pienses en el suelo pélvico como una de tus cosas de “ahí abajo”. Pero tiene un papel importante en asegurar que tus partes femeninas funcionan correctamente. Los músculos del suelo pélvico se asientan como una hamaca entre el hueso de la pelvis y la base de la columna, dando soporte a tus órganos internos. Estos músculos se envuelven alrededor de la uretra y la vagina, y de hecho se pueden controlar conscientemente.

¿Alguna vez has dejado de orinar a la mitad? Eso es obra del suelo pélvico. El suelo pélvico juega un papel fundamental en el control de nuestros movimientos pélvicos al ir al baño (tanto al hacer pis como “aguas mayores”), e incluso puede mejorar la intensidad de tus orgasmos. También nos ayuda a empujar al bebé hacia fuera cuando tenemos un parto vaginal.

Unos músculos tan importantes como estos necesitan ser ejercitados, y la mejor manera de hacerlo es haciendo los ejercicios de Kegel. Puedes obtener más información sobre cómo funcionan los ejercicios de Kegel y por qué son importantes para todas las mujeres, independientemente de la etapa de la vida en que te encuentres aquí.

Y eso es todo, tu curso intensivo sobre la anatomía femenina. Hay mucho que aprender, pero tomarte tiempo para conocer tu cuerpo te ayudará a sentirte más cómoda con él, y a saber cuándo algo “no va bien”. No hay ninguna razón para estar avergonzada de tu cuerpo, así que no te cortes ¡aprende las “palabras reales” y úsalas!

KegelSmart - Deja la incontinencia en el pasado con Ejercicios de Kegel

 

Por favor ten en cuenta que los consejos ofrecidos por Intimina pueden no ser apropiados para tu caso en particular. Consulta siempre con tu médico si tienes preocupaciones específicas relacionadas con tu salud.

4 thoughts on “Más allá de la vagina: anatomía interna femenina

  • Hola!, llevo 6 meses utilizando la lily cup one y al día de hoy sigo teniendo fugas, tengo 21 años y no tengo hijos, muchas veces saco mi copa y está con flujo menstrual hasta la mitad. Me he leído este foro mil veces, ya casi lo tengo memorizado de todas la recomendaciones que hay y que he seguido a ver si dejo de tener fugas pero no lo logro. La he empujado hacia arriba, la he dejado más abajo, he hecho lo de presionar la parte baja de la copa, me he metido los dedos alrededor, me la he introducido de pie, de cuclillas, y todas la recomendaciones que hay aquí y no sé que pasa. Alguna recomendación?

    • ¡Hola, Flora! Debes relajar tus músculos internos durante la inserción. Es importante tener en cuenta el ángulo de la copa. El canal vaginal no es vertical sino inclinado hacia la parte posterior del cuerpo. Para asegurarte de que tu copa esté colocada correctamente, inclínala hacia el coxis usando el pulgar, presionando la base de la copa y orientándola en la dirección correcta. En el siguiente artículo de nuestro blog encontrarás más información al respecto: https://www.intimina.com/es/blog/como-evitar-fugas-copa-menstrual/ . Si tiras de la copa y no se mueve, el sello se ha formado.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

  • SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER Y RECIBE UN 20% DE DESCUENTO

  • Recomendado
    Black Friday: Copas Menstruales y Ejercitadores Pélvicos a precios irresistibles
    7 cosas que pasan al dejar la píldora anticonceptiva
    Trucos para evitar las fugas en tu copa menstrual
  • SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER Y RECIBE UN 20% DE DESCUENTO