5 cosas que debes saber sobre el moco o flujo cervical

Salud femenina | | Brenda B. Lennox

Tratar de quedarte embarazada puede ser un viaje maravilloso.

También puede ser muy estresante y quizás un poco confuso.

Es posible que hayas pasado la mayor parte de tu vida sexual evitando el embarazo, como una adulta responsable y ahora, que realmente deseas quedarte embarazada, descubres que no es tan fácil como pensabas y te preguntas, con miedo, si a lo peor el problema eres tú.

Afortunadamente para muchas mujeres, hay una forma en que nuestro cuerpo nos ayuda a determinar cuándo somos más fértiles y tenemos más posibilidades de concebir:

El moco cervical. También conocido como flujo cervical.

Es probable que hayas escuchado este término antes y te haya dado repelús.

O hayas fruncido el ceño y pensado «Puaj, no, gracias».

Es normal, a mí me pasa.

Supongo que es porque la palabra evoca temas escatológicos relacionados con una gripe de narices. (Puaj, otra vez)

Pero observar tu moco cervical es una gran herramienta para quedarte embarazada porque te permite saber cuándo te encuentras en tus días más fértiles.

Por eso, haremos dos cosas en este reportaje: emplear también el término «flujo cervical» para romper la imagen que evoca el otro vocablo y explicar todo lo que necesitas saber sobre él.

5 cosas sobre el moco o flujo cervical

1.) El moco o flujo cervical es la secreción de tu cuello uterino

Seguro que has notado que esta secreción cambia a lo largo del ciclo menstrual. A veces tiene una consistencia más fluida y otras, es espesa como un gel. 

Ocurre lo mismo con su textura: resbaladiza, seca, húmeda o pegajosa.

Cada uno de estos cambios cumple un papel importante en tu salud reproductiva y puede ayudarte a saber en qué etapa de tu ciclo te encuentras actualmente y si tu cuerpo está listo para la fecundación.

Tu moco o flujo cervical es uno de los indicios más fiables para saber cuándo estás cerca de tu ovulación.

Si lo analizas, podrás decidir cuándo debes tener relaciones sexuales para quedarte embarazada. O cuando deberías abstenerte de mantenerlas o tomar precauciones para evitar la fecundación. 

Probablemente notes más flujo cervical después de la regla, porque tu cuerpo se está preparando para la ovulación.

Hay cuatro tipos diferentes de moco o flujo cervical según la fase que atraviese tu ciclo menstrual. 

Tipos de moco o flujo cervical

Tipo 1: Tu fertilidad se encuentra en su momento más bajo. En este momento puede que no notes ningún flujo y experimentes sequedad, aspereza y picazón. O puede que no sientas nada.

Tipo 2: Tu fertilidad sigue siendo baja. Todavía no serás capaz de ver ningún moco cervical, pero comenzarás a sentir humedad vaginal.

Tipo 3: Fertilidad intermedia. Probablemente notarás un flujo cervical espeso, cremoso, blanquecino/amarillento, no elástico y pegajoso. Seguirás sintiendo una sensación de humedad.

Tipo 4: Este es el que debes vigilar, porque refleja una fertilidad alta. Es transparente, elástico, líquido, acuoso o rojizo, y te sentirás muy húmeda y resbaladiza.

Fases del moco cervical

Durante tu período menstrual: en este momento de tu ciclo probablemente ni siquiera lo notes porque, bueno, ya sabes, está cubierto de sangre.

Después de la regla: lo más probable es que sientas cierta sequedad. Los tipos 1 y 2 ocurren en esta fase, antes de la ovulación.

Antes de ovular: en esta etapa empezarás a notar los cambios en tu moco o flujo cervical. Toma nota porque tu cuerpo está preparándose para liberar un óvulo. 

Es probable que el color del flujo difiera entre amarillo, blanco o crema. Su textura será pegajosa o estirada. 

Este es tu tipo 3.

Justo antes de ovular: en esta fase advertirás que el flujo cervical se asemeja a la clara de huevo cruda: claro y elástico. Si lo coges entre el dedo índice y el pulgar, es probable que se peguen y puedas estirarlos unos tres cm. También es aguado y resbaladizo.  

Este es tu tipo 4.

Mientras ovulas: el tipo de flujo anterior permanecerá durante toda tu ovulación. Es el moco cervical ideal para proteger a los espermatozoides en su viaje hacia el óvulo. 

Si quieres concebir, este es el mejor momento para intentarlo.

Si, por el contrario, estás tratando de evitar el embarazo, usa protección o abstente para no correr riesgos.

Después de ovular: en esta fase termina tu ovulación y no notarás tanta secreción. El flujo será más espeso, turbio o pegajoso (como antes de la ovulación), aunque también puedes sentir sequedad algunos días. 

Y luego, el ciclo comienza de nuevo con el inicio de tu menstruación.

2.) ¿Cómo comprobar el moco o flujo cervical? 

Hay distintas maneras, pero básicamente se reducen a dos: reconocimiento interior y exterior.

Por extraño que parezca, en realidad no es muy difícil.

La mejor manera es, simplemente, examinar tu vagina con los dedos.

Para hacerlo:

  1. Lávate las manos.
  2. Siéntate en cuclillas (o en el inodoro) para que te resulte más sencillo explorarte.
  3. Introdúcete uno o dos dedos en la vagina 
  4. Saca el dedo y observa el color y la textura del fluido.

Otro método es utilizar papel higiénico.

El mejor momento para hacerlo es antes orinar.

  1. Siéntate en el baño pero no hagas pis todavía.
  2. Coge papel higiénico blanco limpio
  3. Pásalo por la abertura de tu vagina
  4. Observa el color o consistencia del flujo.

Si no quieres hacerlo de ninguna de estas maneras, la tercera es muy sencilla: 

Observa tu ropa interior.

Estoy segura de que has notado secreción en tus bragas más de una vez (y en tus salvaslips). Es completamente normal. (Siempre que sea del color correcto. Si adviertes cambios significativos en tu flujo, como una tonalidad marrón oscuro o un olor desagradable, consulta con tu médico).

No observarás nada los días que sientas sequedad.

  1. Comenzarás a notar un color amarillo turbio, probablemente seco en tu ropa interior
  2. Cuando veas puntos húmedos, probablemente estés ovulando; aunque observa si han aparecido después de estornudar o hacer esfuerzos, porque puede indicar pérdidas de orina.

Cualquiera de estos métodos funciona para ayudarte a realizar un seguimiento de tu moco cervical.

Solo ten en cuenta que observar tu ropa interior puede no ser tan confiable como los dos anteriores.

3.) ¿Cómo es el moco O flujo cervical durante la ovulación?

En general, lo tienes a lo largo de tu ciclo.

Cambia de consistencia cuando te acercas a la ovulación.

Como dijimos anteriormente, tu flujo más fértil tiene una consistencia resbaladiza y elástica y el color de la clara de huevo. 

Esta secreción aparece uno o dos días antes de la ovulación. Cuando adviertas este flujo cervical, estarás en tus días más fértiles.

El esperma puede durar de 3 a 5 días en este tipo de moco cervical, lo que significa que puede sobrevivir más tiempo para implantarse en un óvulo.

Si quieres quedarte embarazada, este es el momento.

Si no es así, evita las relaciones sexuales con penetración o usa protección adicional.

Cuando tu moco cervical comienza a ponerse pegajoso, es probable que tu ovulación haya terminado.

4.) ¿Cómo aumentar el volumen y calidad del moco o flujo cervical?

Lo más importante es que te mantengas hidratada.

También puedes tomar vitaminas prenatales y suplementos dietéticos específicos para aumentar la producción de moco cervical y tonificar el revestimiento del útero, ya que puede aumentar las posibilidades de concebir. 

Otra forma de aumentar la cantidad y calidad del flujo cervical es probar un lubricante que no afecte a los espermatozoides. 

Este tipo de lubricante es similar en consistencia y pH al moco cervical de clara de huevo y su propósito es ayudar a los espermatozoides a sobrevivir. Cuanto más tiempo subsistan, mayores probabilidades de que lleguen al óvulo.

En cuanto a un enfoque natural, existen ciertos cambios en la dieta que pueden ayudarte a aumentar el volumen y calidad del flujo cervical.

  • Bebe zumo de pomelo: beber zumo de pomelo una semana antes de ovular puede incrementar el volumen y textura del flujo cervical.
  • Consume verduras de color verde oscuro: las verduras como la espinaca y el brócoli tienen un alto contenido alcalino. Los entornos alcalinos favorecen que los espermatozoides prosperen. Y si el cuerpo de una mujer es alto en alcalinidad, lo más probable es que su moco cervical también lo sea. Haz que tu pareja consuma este tipo de verduras para que aumente la calidad de su esperma. 
  • Come zanahoria: esta hortaliza es rica en vitamina A, un nutriente que ayuda al cuerpo a aumentar la cantidad y calidad del flujo cervical.
  • Disminuye la cafeína: si puedes eliminarla por completo, aún mejor. La cafeína tiende a deshidratarte, lo cual es contraproducente cuando necesitas mantenerte hidratada.

Otra cosa que puedes hacer es evitar los productos íntimos a base de químicos.

Me refiero a productos como los desodorantes íntimos, las compresas perfumadas e incluso algunos tampones. Sus componentes pueden alterar el equilibrio natural de tu vagina. 

Y si tu vagina no está equilibrada, tu flujo tampoco lo estará. 

5.) Moco cervical y embarazo temprano

Por lo general, los cambios en el flujo cervical durante el embarazo son tan sutiles que pueden no ser una fuente fiable para saber si estás embarazada o no. 

Las pruebas de embarazo son el método más eficaz.

Dicho esto, el moco cervical experimenta cambios durante el embarazo. 

Descarga fina y de color blanco lechoso

Aunque también puede estar presente en mujeres no embarazadas, durante el embarazo suele secretarse un flujo de textura fina y de color blanco lechoso denominado leucorrea. Si estás embarazada, notarás un aumento de esta secreción debido al incremento de los niveles de estrógeno y del flujo sanguíneo al área vaginal. Por lo general, no es patente hasta la octava semana.

Moco cervical marrón o rosado

Una secreción de color marrón o rosado  puede ser indicativa del sangrado de implantación, es decir, del momento en que un embrión se implanta en el revestimiento del útero. 

Aunque es posible que no experimentes ningún sangrado de implantación aun estando embarazada. 

Hay otras razones por las que podrías estar detectando este tipo de flujo, como cambios hormonales o quistes ováricos; por favor, acude a tu médico si tienes la seguridad de que no estás embarazada para que diagnostique la causa.

Aumento de flujo cervical

Puedes notar un aumento en la cantidad de moco cervical justo antes de empezar a menstruar.

Este incremento puede ser debido al aumento del flujo sanguíneo, los niveles cambiantes de estrógeno y que tu cérvix se prepara para la menstruación. 

Es difícil notar la diferencia entre el flujo cervical cuando estás embarazada y cuando no, a menos le prestes mucha atención.

Para la mayoría de las mujeres, los cambios serán demasiado sutiles para advertirlos. 

Pero no está de más vigilarlos y anotarlos.

Otras causas

Hay otros motivos que pueden provocar un cambio en el flujo cervical, como un cuello uterino anormal, vaginitis  o desequilibrios vaginales como las infecciones por hongos , bacterias o ITS

Resumiendo

El moco o flujo cervical es una herramienta increíble para ayudarte a quedarte embarazada (o evitarlo).

¿La mejor parte? Viene de fábrica y es gratis.

Hay seis fases diferentes en tu ciclo menstrual  en las que puedes verificar el flujo cervical: durante tu menstruación, después de esta, antes de ovular, justo antes de la ovulación, durante la ovulación y después de la ovulación. 

En cada fase se secreta un tipo de moco cervical, que presenta distintas texturas que te permiten reconocer tu grado de fertilidad. El rango va desde la fertilidad más baja (sequedad) hasta la fertilidad más alta (con apariencia de clara de huevo y resbaladiza).

Puedes examinar tu flujo cervical de tres maneras: 

  • Con los dedos.
  • Con papel higiénico.
  • Mirando tu ropa interior

El moco cervical durante la ovulación es el más fértil. Es como clara de huevo transparente, resbaladiza y elástica. Cuando tengas este tipo de flujo será el mejor momento para quedarte embarazada.

Si no lo deseas, evita las relaciones sexuales con penetración o usa protección. 

Puedes aumentar tu moco cervical si:

  • Te mantienes hidratada.
  • Tomas suplementos dietéticos
  • Usas lubricantes que no perjudiquen al esperma
  • Sigues una dieta saludable

Analizar tu moco o flujo cervical puede resultarte extraño al principio. Pero los beneficios de conocer tu cuerpo y cómo funciona sustituirán rápidamente tus prejuicios iniciales.

_______________

* Artículo original por Anna Worms

Traducido al español por:

1 thought on “5 cosas que debes saber sobre el moco o flujo cervical

Leave a Reply

Your email address will not be published.