Sexo durante la menstruación: todo lo que necesitas saber

Menstruación | | Clara De Santiago

La actitud y relación personal de la gente con su menstruación es un tanto compleja y diversa. Hay quien la encuentra molesta, desconcertante por su mecánica, repugnante, o como un motivo más para sentir complejo hacia su cuerpo. Pero por otro lado hay quien la encuentra fascinante y maravillosa, llegando a ver quien la usa en sacrificios rituales para que los pulgones no ataquen sus tomates cherry.

En cualquier caso, si bien es cierto que hay muchas razones por las cuales cierta gente puede tener dudas al respecto e independientemente de la fase del ciclo menstrual en la que estés tú o tu pareja, no hay absolutamente ninguna razón médica para dejar de practicar sexo durante la menstruación.

Desde cómo hablar con tu pareja a cómo evitar escabechinas en la cama, te contamos cómo practicar sexo cuando la tía de rojo está de visita.

¿Qué se siente al tener sexo con la menstruación?

Te sorprenderá saber que el sexo con la menstruación es muy parecido al sexo al uso. Las principales diferencias son que habrá mucha más lubricación (¡yay!), que puede ser un pelín más desordenada, dependiendo del flujo (¡buuuh!), y que la sensación puede ser un poco diferente para la pareja que está menstruando.

Básicamente la vulva estará más sensible debido al aumento del flujo sanguíneo en el área (no es la misma sangre que sale de ella, obviamente), algo que puede ser absolutamente genial. Sin embargo, durante la menstruación, el cuello uterino o cérvix puede estar más bajo de lo normal y el sexo penetrativo (profundo) podría estar fuera del menú.

Todo lo demás (sexo oral, digital, etc…) es pan comido, pero puede requerir algunas precauciones adicionales para la mantener la limpieza y la higiene, que veremos más adelante.

Por qué deberías probar el sexo con la menstruación

El periodo puede venir acompañado de alguno síntomas molestos, pero afortunadamente, ¡algunos se pueden mantener a raya gracias al sexo! Sí, sabemos que tu cuerpo ya te ha hecho llegar a esa conclusión hace tiempo, ya que muchas personas afirman estar más excitadas durante la menstruación.

Al experimentar estimulación sexual, los niveles de oxitocina de tu cuerpo aumentan, haciendo que la glándula pituitaria bombee endorfinas que amortiguan cualquier dolor que puedas sentir por los cólicos. También hay quien dice que las contracciones del suelo pélvico durante el orgasmo pueden aliviar las molestias y los calambres.

¿Estás de mal humor y emocionalmente necesitada durante la regla? Tener relaciones sexuales pueden darte esa sensación de cercanía y satisfacer tus ansias de afecto.

Incluso si el dolor o cambios de humor no son un problema para ti durante la regla, aún puede ser una interrupción en tu día a día. Como las mujeres activas y sonrientes que combaten el fluido azul en los anuncios de tampones, tener sexo con la menstruación es como hacer la peineta a útero y decir «¡Hey! No voy a permitir que me impidas hacer lo que quiera, ¡incluso echar un polvo!»

Cómo hablarlo con tu pareja 

Si bien tu respuesta inmediata a un compañero aprensivo que dude tener relaciones sexuales durante la regla podría ser «¿Qué tienes, 12 años?», en su defensa diremos que no es la manera más constructiva de comenzar la conversación.

Muchas personas pueden tener la información equivocada y / o vergüenza en lo que a la menstruación o al sexo respecta, por lo que no es de extrañar que no todos se sientan cómodos automáticamente al hablar de sexo CON la menstruación. Solo se necesita un poco de educación y comprensión para resolver esta ecuación.

Al igual que con cualquier otro tema de pareja, la comunicación es clave. Cuéntale por qué no es para tanto: tanto si quieres como si no. Dile que el sexo con la menstruación es seguro y agradable para ambas partes. O que no te sientes cómoda al hacerlo, ya sea porque tus calambres son demasiado intensos, o porque la sangre te hace sentir náuseas. Sea lo que sea, habladlo  y respetaros mutuamente.

Algunas personas se sentirán completamente cómodas al discutir los pormenores de los ir y venires de su periodo, mientras que otras recurrirán al «Sé que hemos tenido sexo menstrual antes, pero esta noche no». ¡Oye, puede haber muchos factores en juego!

Cómo tener sexo con la menstruación

Ok, tú pareja y tú habéis decidido subiros al tren (¿o al barco, tal vez?) del sexo con la menstruación, pero es posible que aún tengas algunas preguntas sobre cómo hacerlo y que tu cama no parezca la escena de un crimen.

Si tu flujo es bastante liviano, probablemente te encuentres bien con solo poner una toalla vieja y aferrarte al misionero, ya que gracias al efecto de la gravedad, esto debería mantener las cosas relativamente limpias. Si empapar las sábanas es lo que realmente te preocupa, siempre puedes optar por el suelo, con la ventaja añadida de que no hay sonidos chirriantes.

Si la sangre en sí no supone un problema para vosotr@s pero es más un tema de limpieza, ¡adelante y saltad a la ducha! Cualquier temor sobre se irá literalmente por el desagüe.

Ahora, no importa dónde ni cómo queráis tener sexo, no olvidéis utilizar preservativo ya que las ETS y el embarazo pueden ocurrir mientras estás con la regla.  Además, ¡puede ayudar también a minimizar el desorden!

Si no está segura de querer dar el paso “a lo comando”, aún puedes participar en todos los demás actos sexuales de los que normalmente disfrutas, dependiendo de tu método preferido de cuidado menstrual.

Protección menstrual y sexo

Si usas tampones, no te recomendamos tener relaciones sexuales con penetración mientras uses uno, a menos que tengas ganas de sentirte incomoda y potencialmente tener un ataque de pánico cuando no puedas alcanzar a tirar de la cuerda para sacarlo. Otra historia de miedo es, en casos de verdadera mala suerte, un pene o masajeador podrían hacer que un tampón se quede encajado en los pliegues vaginales o que golpee el cuello uterino, causando daños graves. Así que mira, simplemente, mejor no lo hagas.

Peeeero, aquí es donde entran las copas menstruales, que como en casi todas las situaciones, mejoran las cosas.

Si ya estás usando Lily Cup, vaciarla justo antes de practicar sexo con penetración puede minimizar el jaleo al haber recolectado antes del acto. Además, como la mayoría de las copas, puedes llevarla puesta para la estimulación externa y del clítoris.

Sin embargo, si quieres tener sexo con penetración sin problemas y saltarte la carrerilla al baño post-coital, puedes probar Ziggy Cup. Esta nueva copa menstrual es tan fina como un pétalo y con forma de disco, se coloca en lo alto de la vagina justo debajo del cuello uterino, y puedes llegar a la segunda base con toda comodidad y confianza, protegiéndote en tu día a día durante tu menstruación, y permitiéndote tener sexo durante la regla sin manchar las sábanas.

 

Ziggy Cup: máxima comodidad y posibilidades infinitas

 

Por favor ten en cuenta que los consejos ofrecidos por Intimina pueden no ser apropiados para tu caso en particular. Consulta siempre con tu médico si tienes preocupaciones específicas relacionadas con tu salud.

Leave a Reply

Your email address will not be published.