Cómo hablar con tu hija sobre la menstruación

Menstruación | | Clara De Santiago

¿Te acuerdas de cuando esperabas a que llegara tu primera regla? ¿Te sentías emocionada, confundida, y tal vez un poco nerviosa? Con suerte alguien te ayudó a sentirte segura entonces, y ahora que tienes una hija a punto de vivir el cambio más importante de la pubertad ¡es el momento de hacer lo mismo por ella!

Proporcionarle la información correcta y hacerle sentirse a gusto con su cuerpo, determinarán su autoestima y salud para el resto de su vida, por eso tener la “conversación sobre el periodo” es necesaria aunque pueda resultar estresante.

A continuación te presentamos nuestros consejos para que puedas tener una charla relajada y productiva sobre la menstruación con tu hija, que le ayudará a prepararse para lo que está por venir.

Empieza poco a poco y pronto

La mejor manera de abordar el tema de la menstruación es tener pequeñas conversaciones en lugar de una grande. Si es posible, empieza a hablar de la menstruación y de los cambios corporales en términos generales desde que es pequeña, para que se acostumbre a la idea de “crecer”.

A continuación, puedes hablar de ello con más detalle a medida que se vaya haciendo mayor. Esto ayuda a crear una sensación de apertura, y le demuestra que el periodo y los cambios en el cuerpo son naturales y normales.

Hablad de todos los temas

Durante estas conversaciones, es bueno compartir tus propias experiencias para que sepa que no está sola. Asegúrate de que abordas estos temas en particular:

La ciencia detrás de la menstruación: habla brevemente de la anatomía femenina y lo que sucede cuando una mujer tiene la menstruación, para que entienda lo que está pasando. Asegúrate de saber sobre el tema y de usar los términos correctos.

Los eufemismos sólo le enseñan que las palabras reales son tabú y que no deberíamos estar hablando de la salud femenina ¡cuando en realidad es todo lo contrario!

Hablad sobre cómo se sentirá durante todo el ciclo: no estamos hablando solo del síndrome premenstrual (SPM). Su ciclo menstrual influye en cómo se siente física y emocionalmente durante todo el mes, así que hay algunos “síntomas” a tener en cuenta. Asegúrate de que sabe que siempre puede hablar contigo y que hay maneras de sobrellevar la incomodidad o los problemas con su ciclo. También debe aprender a no tener miedo a hablar abiertamente con el médico acerca de su salud, ya que como tú, los médicos están para ayudar.

Higiene: es muy importante que mantenga una buena higiene durante la menstruación para prevenir las infecciones y mantenerse saludable.

Salud sexual: puede que ninguna de las dos estéis del todo preparadas para hablar sobre sexo, pero la salud menstrual está estrechamente ligada a la sexual, así que prepárate para responder preguntas. Tú decides cuántos detalles incluir, pero el ser proactiva ayudará a que se sienta cómoda para hablar contigo sobre sexo más adelante.

Estos son algunos consejos para iniciar un diálogo:

• De primeras, aunque sentirá curiosidad, es posible que también esté incómoda y reacia a hablar sobre la regla. Sé respetuosa con el hecho de que todo esto es nuevo para ella y tal vez le dé un poco de miedo, así que deja que sea ella la que marque el ritmo.

• Encuentra un par de buenos recursos que puedas utilizar para introducir el tema. No le des simplemente un libro o una película y esperes a sus preguntas: vedla o leed juntas, y después hablad sobre ello.

• Cuando se sienta cómoda, prepárate para que haga preguntas, muchas preguntas. Hay muchos mitos sobre la menstruación circulando por ahí, así que espera responder también a algunas potencialmente extrañas. Si no estás segura de una respuesta, no pasa nada por decir “no sé”: simplemente asegúrate de darle una respuesta más tarde. También podríais buscar la respuesta juntas para enseñarle cómo encontrar información fiable.

• Por encima de todo, sé positiva y haz hincapié en que lo que sucede es completamente normal y que cada mujer joven experimenta la menstruación de manera diferente. Incluso si le llega su periodo antes o después de a sus amigas, o si tiene síntomas diferentes, ella es completamente normal.

Cómprale lo que vaya a necesitar

La protección durante la regla es una elección muy personal, así que hazle un buen resumen de sus opciones y asegúrate de que sabe que no está limitada a su primera opción para siempre. Puede ser que sea mejor que empiece con las compresas, pero muéstrale las otras opciones para el futuro.

Si ella expresa interés en los tampones o copas menstruales, asegúrate de que hace una elección tras haberse informado sobre las dos. Las copas son totalmente seguras para que las usen las adolescentes y también mucho más saludables para ellas. A diferencia de los tampones, no provocan sequedad o irritación, ni contienen productos químicos dañinos, con la ventaja añadida de proporcionar diez horas de protección.

Gracias a los beneficios de las copas menstruales, se están convirtiendo en el producto favorito de muchas mujeres.

Si ella (o tú) tiene alguna pregunta sobre las copas, tened una conversación rápida con un ginecólogo. Y si tu hija elige una copa, asegúrate de que recibe la más adecuada para ella: empieza con una copa pequeña y flexible hecha 100% de silicona de grado médico para asegurar que recibe lo mejor en comodidad e higiene.

¡Y una cosa más!

Todas estamos familiarizadas con la ansiedad que causa que nuestras reglas aparezcan de manera inesperada, así que pónselo fácil y hazle un “kit de emergencia” para el colegio. La mayoría de los kits incluyen la protección elegida, ropa interior de recambio, toallitas húmedas y un pequeño trozo de chocolate, sólo como pequeño estimulante.

Tener conversaciones abiertas y honestas con tu hija sobre los cambios en la pubertad es una excelente manera de acercarte a ella, y ayudarla a ver estos cambios como un evento feliz. El primer período puede causar un poco de estrés, pero con la preparación y el apoyo adecuados, le harás ver que es algo normal y natural.

Ayúdala a tener una actitud positiva hacia la menstruación, y se sentirá más segura ante los cambios que están por venir.

Leave a Reply

Your email address will not be published.