Día Internacional de la Higiene Menstrual: reivindiquemos su importancia para la salud

Menstruación | | Brenda B. Lennox

El 28 de mayo se celebra el Día Internacional de la Higiene Menstrual, cuyos objetivos son visibilizar la pobreza menstrual y mostrar el ciclo menstrual como un proceso biológico natural para que las personas menstruantes no sientan confusión ni miedo, ni sean repudiadas, excluidas o tratadas como si fueran inferiores o impuras.

Tal y como denuncia la UNFPA (Fondo de Población de las Naciones Unidas), para millones de personas, la regla puede «equipararse con el abuso (el inicio de la menstruación puede indicar que una niña está preparada para el matrimonio y la maternidad, aunque ella siga siendo una niña); estigma (destierro a los cobertizos de menstruación, prohibición de compartir las comidas); oportunidades perdidas (abandonar la escuela debido al dolor, malestar y/o falta de productos de higiene personal); y pérdida de dignidad (falta de suministros e instalaciones sanitarias en entornos humanitarios, donde incluso lo básico, como el jabón y el agua, es escaso o simplemente no está disponible)».

Siempre y sobre todo hoy, deberíamos unirnos y trabajar juntos para normalizar el periodo menstrual, aclarar mitos y tabúes relacionados con la regla y concienciar sobre la importancia de una buena gestión de la higiene menstrual en todo el mundo.

La importancia de la información sobre higiene menstrual

La higiene menstrual no es solo limpieza y aseo, como se cree erróneamente, es conservar la salud y prevenir enfermedades, es poder hablar de la menstruación sin ningún tipo de vergüenza para mantener la salud mental y desarrollarnos como seres humanos, y evitar así la exclusión, discriminación y negación de derechos fundamentales a las que se enfrentan millones de personas.

Por desgracia, la menstruación sigue rodeada de tabúes y desinformación como, por ejemplo, que no puedes lavarte el pelo, ducharte o bañarte cuando estás con la regla porque es malo o que las duchas vaginales y los desodorantes íntimos son necesarios. Para romper estos tópicos, además de explicar en este artículo las claves para que tengas una higiene menstrual correcta, INTIMINA ha creado un filtro de Instagram dedicado a romper el estigma sobre la menstruación al que te puedes unir usando nuestro efecto del Día de la Higiene Menstrual en tus historias de IG. Si lo haces, regalaremos a dos participantes un pack de nuestros productos en agradecimiento por ayudarnos a eliminar este tabú. Los ganadores serán anunciados en las historias de Instagram en la cuenta de INTIMINA.

Consejos básicos de higiene menstrual

Lávate con regularidad

Báñate o dúchate al menos una vez al día para mantener tu cuerpo limpio y evitar los malos olores. Evita el agua fría, ya que puede provocarte dolor menstrual; es mejor que esté calentita. Eso sí, no te pases con el agua caliente si te das un baño en la bañera, porque puede causarte vaginitis irritativa.

Está claro que también necesitarás lavarte las manos después de haberte cambiado la protección menstrual, pero no olvides lavártelas antes. ¡Piensa en todo lo que tocas de camino al baño!

Y lávate de la manera correcta

La vulva y la vagina son más sensibles que otras partes de tu cuerpo debido a su pH, por lo que debes evitar jabones y geles que tengan perfume o productos químicos porque pueden perjudicar tu flora vaginal; mejor usa los especiales para la zona íntima femenina o los que son naturales.

Lávate siempre externamente, nunca te laves la vagina y menos aún con duchas vaginales, porque puedes alterar tu flora y pH vaginal, aumentando el riesgo de infecciones y vaginitis. Cuando termines, sécate muy bien para que no haya exceso de humedad, ayuda a la proliferación de hongos y bacterias.

Esto es especialmente importante durante la menstruación, ya que esta aumenta el riesgo de contraer ciertas infecciones, incluidas las de transmisión sexual. Este mayor riesgo de infección se debe a que el moco o flujo cervical, que generalmente bloquea el cuello uterino, se abre en este momento del ciclo menstrual para permitir que la sangre salga del cuerpo, favoreciendo que las bacterias viajen hacia el útero y la cavidad pélvica. Además, los cambios en el pH vaginal que se producen durante esos días también aumentan la probabilidad de infecciones por hongos.

Cómo limpiarte con papel higiénico

La manera de usar el papel higiénico tiene mucha importancia. Cuando te limpias de atrás hacia adelante, corres el riesgo de exponer tu vagina a bacterias rectales dañinas que pueden provocar infecciones de orina o vaginales por hongos. Límpiate siempre de adelante hacia atrás y cuando defeques, lávate después con agua tibia, es más saludable que utilizar toallitas perfumadas, ya que pueden provocarte alergias vaginales.

Renueva tu armario

No utilices pantalones que te opriman la vulva y las telas sintéticas no transpirables. Este tipo de ropa aumenta la humedad y el calor en tu zona íntima, favoreciendo irritaciones e infecciones. Usa ropa interior de algodón y ropa holgada para mantenerte fresca y seca. Si te bañas en el mar, piscina, río… no estés mucho rato con el bikini o el bañador mojados, porque puedes pillarte una infección; de hecho, en verano las infecciones se duplican por este motivo, ¡imagina! Es mejor que te cambies, seques bien la vulva y te pongas ropa interior de algodón.

Cámbiate las compresas y los tampones con frecuencia

Sustituye las compresas y los tampones máximo cada cuatro horas aunque no estén llenos de sangre menstrual. Usarlos durante más tiempo aumenta el riesgo de infecciones y de sufrir el síndrome del shock tóxico (SST). Si estás evitando cambiar tus tampones o compresas porque son caros, busca en tu comunidad productos para la menstruación gratuitos o con descuento.

A veces, los colegios, centros médicos, bancos de alimentos u otras asociaciones suministran productos sanitarios. Si lo necesitas, no lo dudes. ¡No hay nada de lo que avergonzarse!

Usa los tampones adecuados

Utiliza siempre el tampón de menor absorbencia para tu tipo de flujo menstrual y nunca uses uno si no tienes la regla. Si usas un tampón muy absorbente cuando no lo necesitas o uno (aunque sea pequeño) cuando no estás menstruando, te arriesgas a sufrir el síndrome del shock tóxico.

Utiliza una copa menstrual

Si usas compresas y tampones, te recomiendo que le des un par de vueltas a pasarte al grupo de las que preferimos las copas menstruales. Tienen muchísimas ventajas. Están hechas de silicona de grado médico, por lo que son seguras para nuestro cuerpo. Recogen la regla en lugar de absorberla, evitando la sequedad vaginal y las infecciones. Puedes llevarlas hasta 8 horas seguidas y duran hasta 10 años, así que son mucho más económicas y menos perjudiciales para el medio ambiente.

Practica sexo seguro

Durante la menstruación, te enfrentas a un riesgo adicional de contraer o contagiar enfermedades que se transmiten por la sangre, como el VIH o la hepatitis B, tanto si practicas sexo oral como sexo con penetración. Este mayor riesgo se debe a las concentraciones más altas de VIH y hepatitis B que se encuentran en la sangre, a diferencia de las concentraciones comparativamente más bajas en otros fluidos corporales como el semen y las secreciones vaginales. Además, cuando estamos menstruando, el útero está perdiendo mucosa, por lo que la posibilidad de contraer otras enfermedades de transmisión sexual como el virus del papiloma humano, la sífilis o la gonorrea es más elevada.

Eso no significa que cuando tengas la regla evites las relaciones sexuales con penetración, sino que deberás usar preservativo y extremar las precauciones, también para evitar quedarte embarazada; algo difícil, pero no imposible, como explicamos en este artículo. En cuanto al sexo oral, si crees que tienes alguna enfermedad transmisible, evita que te lo hagan; las barreras bucales no protegen lo suficiente del flujo menstrual.

La importancia de practicar una buena higiene durante todo el mes

Muchos de los consejos anteriores te ayudarán a disfrutar de una excelente higiene íntima durante todo el mes. Síguelos y notarás la diferencia. También puedes compartir este artículo con los demás y esta guía con consejos sobre menstruación para principiantes. No solo ayudarás a tus amigas, también combatirás los tópicos y tabúes que impiden que muchas mujeres vivan su regla con seguridad. No puedes imaginar la cantidad de personas que enferman porque, por ejemplo, creen que no pueden bañarse cuando tienen la regla o que no pasa nada por llevar tampones más tiempo del debido.

Higiene menstrual en el mundo

La UNFA señala que una menstruación digna y saludable requiere el acceso a productos menstruales eficaces, adecuados, limpios y saludables, a un entorno seguro y privado en el que poder cambiarse los productos menstruales usados y deshacerse de ellos, a la higiene básica y a la educación libre de tabúes y estigmas sobre todo lo relacionado con el ciclo menstrual y la menstruación, que incluya los cuidados de la salud y el modo de vivir la regla sin incomodidad ni vergüenza.

La ausencia de estos requisitos provoca la pobreza menstrual, un problema real y acuciante que afecta a más de 500 millones de mujeres y niñas de todo el mundo, incluyendo España, que no pueden obtener recursos esenciales para la higiene menstrual y salud íntima como agua potable, jabón, protectores menstruales y espacios seguros para poder cambiarse, que les obliga a recurrir a métodos antihigiénicos para retener su flujo menstrual y expone tanto a infecciones urinarias y vaginales, como a problemas psicológicos y emocionales.

¿Cuáles son los países en los que los mitos y tabúes en torno a la menstruación y la pobreza menstrual son más graves?

India

Se estima que 200 millones de niñas y adolescentes carecen de una educación correcta sobre la higiene menstrual. Aproximadamente, el 23% abandona la escuela cada año debido a la falta de saneamiento y protección del período. Organizaciones como Menstrupedia han respondido a estos problemas abordando la falta de educación sobre el cuidado menstrual, facilitando materiales educativos de alto impacto social para las niñas, que contribuyen a derribar los estigmas culturales que todavía existen en las escuelas y en el hogar.

Filipinas

En Filipinas, muchas escuelas tienen instalaciones sanitarias deficientes y carecen de los conocimientos necesarios sobre el ciclo menstrual para apoyar a las estudiantes durante su período. Un problema constante es la falta de educación sobre la pubertad en todos los sexos, provocando que las personas que no menstrúan se mantengan distanciadas de las que sí lo hacen. De hecho, una de las principales razones del absentismo escolar relacionado con el período es la ansiedad por si los compañeros de clase notarán las fugas, las manchas y los olores; una situación que perjudica su autoestima y les impide participar plenamente en la vida escolar.

Nepal

A pesar de que la Corte Suprema la proscribió en 2005, en el oeste de Nepal persiste una tradición llamada chhaupadi, que considera que las mujeres son «ritualmente impuras» durante la menstruación y que su contacto propaga enfermedades y contamina los alimentos. Como resultado, las mujeres son desterradas de sus hogares a chozas pequeñas y desoladas en las afueras de sus comunidades mientras menstrúan, poniendo en riesgo su vida, al exponerlas a las inclemencias, a la insalubridad, a los ataques de animales y a las agresiones sexuales. Recientemente, se ha llamado más la atención sobre estas prácticas, con el objetivo de presionar a los líderes más conservadores para que abandonen la tradición, aunque no parece que este surtiendo efecto; por lo que los activistas están pidiendo el apoyo de la comunidad mundial para visibilizar esta lacra y pedir su erradicación.

Bolivia

En Bolivia persiste una tradición dañina que lleva a las personas a creer que beber, bañarse o tocar agua fría provocará infertilidad y quistes. Además, las estudiantes no pueden tirar a la basura sus compresas o tampones usados en el colegio porque se cree que esto provoca cáncer a los demás, obligándolas a cargar con ellos incluso cuando están en clase. Aunque la desinformación sobre el cuidado menstrual es grave, algunas organizaciones como UNGEI (asociación internacional creada por UNICEF) están realizando valiosas investigaciones sobre cómo las niñas experimentan la menstruación en las escuelas y sus casas, y les brindan recomendaciones integrales para abordar estas cuestiones.

Sudáfrica

En algunas partes de Sudáfrica, los escasos ingresos impiden que las mujeres puedan acceder a productos de protección menstrual, por lo que acaban usando trapos viejos, periódicos, hojas secas o compresas reutilizadas de ciclos menstruales anteriores. Esta situación no solo provoca trastornos como graves infecciones, también es muy común que las estudiantes falten a la escuela cuando tienen la regla para evitar fugas y porque no hay un saneamiento eficiente, lo que en última instancia los pone en una gran desventaja con respecto a sus compañeros.

¡Marquemos la diferencia!

Como has podido ver, en pleno siglo XXI, la menstruación sigue enfrentándose en muchos países a estigmas y obstáculos que generan desigualdades frente a los hombres. Incluso en España, en donde la presión popular para acabar con la pobreza menstrual (que afecta al 20% de las españolas) ha permitido que el proyecto de reforma de la Ley Orgánica 2/2010, de 3 de marzo, de Salud Sexual y Reproductiva y de Interrupción Voluntaria del Embarazo incluya la distribución gratuita a personas con pocos recursos de productos menstruales en centros educativos, sociales y organismos públicos, mas no la aplicación del IVA superreducido del 4% (los productos menstruales se gravan con el 10% de IVA, como las actividades de ocio como los toros o el cine).

Por eso te pedimos que no solo te unas a nuestro reto de romper el estigma de la regla y muestres tu apoyo usando nuestro efecto del Día de la Higiene Menstrual en tus historias de Instagram, sino también que difundas las noticias relacionadas con la salud menstrual y la pobreza menstrual, firmes las iniciativas que luchan por acabar con esta y apoyes a las organizaciones que ayudan a las niñas y mujeres a tener una vida saludable y digna. Es primordial que estemos unidos y combatamos juntos esta lacra, solo así podremos eliminar tabúes, prejuicios y estereotipos y construir una sociedad más justa para todos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.